Según  un estudio sobre Hábitos de merienda en España, realizado por el Caserío y Aldeas Infantiles, con la colaboración de la consultora Ipsos, la merienda de nuestros hijos es más equilibrada que la que hacíamos nosotros de pequeños. Sin embargo, las meriendas de ahora son más sedentarias, ya que nosotros solíamos tomarnos la merienda mientras jugábamos en la calle o en casa y ahora un porcentaje importante de los pequeños se toman la merienda delante de la tele o jugando a un videojuego.

Para elaborar el estudio se han realizado 1.200 encuestas en 600 hogares con niños y se ha preguntado a las familias  los recuerdos y hábitos que los padres tienen de sus meriendas y lo que meriendan sus hijos actualmente y se han comparado los resultados.

En la actualidad, la merienda es un momento indispensable, para niños y padres, probablemente porque existe más preocupación dietética que antes, propiciada en parte por la proliferación de la bollería industrial y la polémica por el uso de ingredientes con efectos cuestionados para la salud, como el aceite de palma.

Es cierto que nosotros crecimos tomando bocatas de foie-gras y mantequilla con azúcar (qué ricos, ¿verdad?). Pero entonces… lo de tomar un bollito era algo excepcional, un premio.

De hecho, según el estudio, la merienda principal de los padres eran los bocadillos (80%). Actualmente esta cifra ha bajado a la mitad (40%) y, a cambio, los niños toman más sándwiches (17%), galletas (9%), leche (9%) y fruta (7%).

Eso sí, aunque la merienda de los niños es más variada y equilibrada, el consumo de bollería se ha triplicado de padres a hijos, pasando de un dos a un seis por ciento.

Ahora las meriendas también las preparan los papás

El estudio también ha valorado cómo meriendan los niños.

Antes las madres eran las que preparaban la merienda (88%), pero ahora también empieza a ser tarea de los padres ( ya lo hacen un 13% frente al 2% de la generación anterior).

Sin embargo un alto porcentaje de padres y madres (75%) dice que el ritmo de vida que no les permite compartir el momento de la merienda con sus hijos, como sí lo hacían ellos con sus padres.

Además, un 54 por ciento dice que les gustaría que los niños  pudieran tener meriendas como las que ellos mismos vivieron durante la infancia.

Las meriendas de ahora son más sedentarias

En el estudio, también se ha valorado qué actividad realiza el niño mientras toma la merienda.

En este sentido, llama la atención que un 39% por ciento de los niños merienda entado ante una pantalla (tele, tableta, videojuegos etc.). De los padres encuestados, solo un 21% merendaba así, mientras que un 54% merendaba mientras jugaba en la calle o en casa.

0 comentarios

Deja un comentario

¿Cuánto tienen que dormir los niños, según su edad?

Guía de ayudas sociales para las familias

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies