Imagen Designed by Freepik

El virus de la gripe se ha convertido en una epidemia en España desde el pasado 5 de enero.

Esta infección vírica está causada por el el virus ‘Influenza’ y es muy  contagiosa. Según explica la Dra. Lucía Alvela, especialista en Medicina Interna del Hospital HM Rosaleda de Santiago de Compostela “La gripe aparece en forma de brotes epidémicos, habitualmente durante los meses fríos, y se transmite fácilmente de persona a persona al toser o estornudar”.

Síntomas y evolución de la gripe

Los síntomas más comunes de la gripe son fiebre por encima de 37,8º, dolor de cabeza, dolor muscular, debilidad y malestar general.

En ocasiones, aparecen síntomas similares a los del resfriado, con tos, secreción nasal o dolor de garganta.

Generalmente, se mejora en un plazo de dos a cinco días, aunque a veces la gripe puede durar una semana o más, y la debilidad y el malestar general pueden persistir durante varias semanas.

En los grupos de riesgo, como los niños menores de 5 años (y sobre todo menores de 2 años), personas mayores de 65 años, embarazadas, pacientes con problemas respiratorios o inmunodeprimidos, puede provocar síntomas más graves.  Por eso se recomienda la vacunación preventiva al principio del otoño, también en el embarazo.

La complicación más habitual suele ser la neumonía o infección pulmonar.

Prevenir el contagio de la gripe

La vacuna de la gripe es la forma más efectiva de reducir el riesgo de contagiarse de gripe.

El virus se transmite de persona a persona, fundamentalmente por las secreciones respiratorias.

Para prevenir el contagio:

  • Hay que procurar no entrar en contacto con las personas afectadas por gripe que estén viviendo los primeros días del proceso.
  • Además, añade la Dra. Lucía Alvela. “es recomendable lavarse las manos con frecuencia, utilizar pañuelos desechables, evitar aglomeraciones de gente en lugares cerrados y no fumar”.

Para no contagiar a otros, el paciente con gripe debe permanecer en casa, sin acudir a su centro de trabajo, al menos hasta 24 horas después de que haya remitido la fiebre.  Además, debe  cubrirse la boca y nariz con el codo cuando se tosa o se estornude.

Tratamiento de la gripe

  • Ante la sospecha de que se puede sufrir gripe, hay que quedarse en casa e intentar tomar abundantes líquidos.
  • Para aliviar el malestar y reducir la fiebre, se recomienda usar antitérmicos como el paracetamol
  • La gripe es una infección vírica por lo que los antibióticos no están indicados.
  • En determinados pacientes con riesgo aumentado de complicaciones, podría ser necesario el uso de antivíricos, siempre bajo prescripción médica.
  • Se aconseja ir al médico si aparece dificultad respiratoria, dolor torácico, alteración del nivel de conciencia o datos de deshidratación tales como mareo o escaso volumen de orina. También conviene ir en caso de que la fiebre persista durante un período superior a una semana.
  • Los grupos de riesgo deben consultar con su médico habitual.

 

 

Calendario de vacunación de la Asociación Española de Pediatría para 2018

Una web analiza la verdad de los mensajes sobre los alimentos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies