Sobre el parto hay algunos mitos falsos que se han transmitido de generación en generación y son solo eso: mitos. Fuera miedos

No es verdad que con luna llena haya más partos

La tradición popular asocia que igual que las fases lunares influyen en las mareas, podrían afectar al inicio del parto y que hay más posibilidades de que ocurran cuando hay luna llena. No existe evidencia científica que apoye esta creencia, y sin embargo si hay ya algún estudio que ha echado por tierra el mito. Por ejemplo, un estudio de las matronas del Hospital de Manises (Valencia) comprobó después de examinar los 4.700 partos que se han atendido en el hospital en los años 2013, 2014 y 2015, y compararlos con las fases lunares que no había relación entre fases lunares y el número de partos o las complicaciones que puedan producirse en el mismo.

No es verdad que la tendencia a partos difíciles se herede

El hecho de que tu madre tuviera partos complicados no significa en absoluto que a ti te vaya a ocurrir lo mismo Hay muchas factores que pueden influir en el parto: la constitución física y las condiciones de salud de la mujer, el tamaño del bebé,  la posición del feto, su tamaño, etc.

No existe ninguna relación entre los partos de madres e hijas y por lo tanto, no hay ningún factor de herencia en este sentido. Es más, incluso cada parto es distinto, incluso en la misma mujer.

No es mejor que el bebé nazca sietemesino que ochomesino

Había un a creencia antigua que sostenía que los bebés que nacían a los siete meses de embarazo tenían más posibilidades de sobrevivir que los que nacían a los ocho meses. No se sabe bien de dónde viene esta creencia, que en los últimos años ha perdido valor ante el aumento de partos prematuros. Ahora que hay mucha más información sobre el tema, se sabe que siempre es mejor que el niño nazca lo más cerca posible a fecha la prevista de parto, para que sus órganos estén completamente formados.

No es cierto que haya partos que duren días

Es posible que hayas oído a tus mayores contar que sus partos duraron días. Pero esto no es real. Lo que ocurre es que muchas embarazadas tienen contracciones dolorosas desde unos días antes de que nazca el bebé y piensan que están de parto ya, pero esto no significa que el parto haya empezado ya.

Estas contracciones forman parte de los pródromos del parto (síntomas previos que pueden incluir también la pérdida del tapón mucoso, alteraciones intestinales, mal cuerpo.. y  preparan el cuello del útero para el parto. Son menos intensas que las del parto, pero a algunas mujeres les resultan dolorosas.

No es cierto que regla dolorosa sea igual a parto doloroso

Tampoco hay relación entra la regla y el dolor del parto.A veces, ocurre incluso  al revés pues las mujeres con reglas dolorosas suelen soportar mejor las primeras contracciones del útero, puesto que están más acostumbradas y después, si optan por ponerse la epidural, el dolor desaparece

Lo que sí es cierto es que después del primer parto la regla suele doler menos.

No es cierto que si el primer parto fue por cesárea, los demás tengan que ser igual

Tampoco tiene por qué ocurrir así. Que se repita o no la cesárea, dependerá de la causa que originó la primera cesárea. Si no se repite, se puede intentar que segundo parto sea vaginal, aunque la madre tiene la opción de pedir cesárea si lo desea.

Eso sí, si ya ha habido dos cesáreas la recomendación es que el tercer parto sea por  cesárea programada

No es cierto que la madre no tenga leche hasta el tercer día

Otro un mito que está desapareciendo porque cada vez es más habitual que la madre dé el pecho al bebé en el mismo paritorio.

En el momento del nacimiento ya hay leche, lo que ocurre es que tiene otra composición (es densa y también más nutritiva) y una aspecto amarillento. Esta leche se llama calostro. La cantidad irá aumentando de forma gradual a lo largo de los primeros días cuanto más se ponga al niño al pecho.

Lo que suele ocurrir al tercer día es lo que se conoce como “la subida de la leche”, una sensación de tener el pecho más hinchado. Pero si el bebé mama desde el principio y con frecuencia, la sensación puede ser tan leve que muchas mujeres ni la notan.

Los partos ultra rápidos no son reales

Esas escenas que salen en las películas con las embarazadas corriendo por los pasillos porque no llegan a tiempo al paritorio o de mujeres que dan a luz en cualquier lugar, se alejan bastante de la realidad. El parto no suele ser tan rápido y desde que empiezan la primeras contracciones, suele haber tiempo suficiente para llegar a la maternidad.

Photo by rahego

La mayoría de los partos son por la mañana

En vídeo: un bebé abraza la cara de su madre nada más nacer 

El segundo parto: más fácil y rápido

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies