Las unidades de Neurología y Neuropsicología Infantil del Hospital Universitario 12 de Octubre, en colaboración con la Fundación Mutua Madrileña, han lanzado una campaña para alertar sobre los peligros que tiene zarandear a un bebé con el objetivo de calmar el llanto, especialmente durante los primeros 12 meses vida.

La sacudida brusca de un bebé para calmarle – conocida como Síndrome del Niño Zarandeado o trauma craneal no accidental (TCNA)- puede empujar su frágil cerebro contra el cráneo y provocarle graves secuelas: problemas de visión, fracturas costales, asfixia e incluso muerte.

Según explican los especialistas del Hospital 12 de Octubre, el zarandeo de un bebé no suele ser algo premeditado por parte del adulto, sino que suele ocurrir en momentos de desesperación ante la imposibilidad de calmar al bebé y en ocasiones, también, como un juego cuando se lanza al niño al aire pensando que esta práctica no tiene riesgos.

Según explica el según explica Dr Jesús Ruiz Contreras,  jefe de Pediatría del hospital 12 de Octubre,  “el zarandeo es especialmente peligroso en los bebés pequeñitos porque no tienen suficiente tono muscular para sostener bien el cuello y, además, el peso de la cabeza es proporcionalmente mucho mayor que el del resto del cuerpo. Todo ello hace más fácil que ante cualquier movimiento brusco, la cabeza tenga balanceo excesivo y esto puede provocar que se rompan venas dentro del cerebro o se produzcan lesiones de choque del cerebro contra el hueso”.

Para informar a los padres y cuidadores sobre los riesgos que tiene mover bruscamente a un bebé, han editado un folleto con recomendaciones sobre lo qué hacer cuando un niño llora desconsoladamente y este vídeo:

Cómo calmar al bebé si sufre cólico del lactante

Según explican los especialistas del 12 de octubre, el llanto de los bebés suele evolucionar siguiendo una curva que comienza a las dos semanas de vida, tiene un pico a los 2 o 3 meses y disminuye a partir de los 4 o 5 meses de edad.

Hacia los 2-3 meses,  es normal que el bebé sufra episodios repetidos de llanto por las tardes. Este llanto que se conoce como cólico del lactante   dura de minutos a horas,  y a veces se presenta con gestos de dolor, y flexión de extremidades

Según explican los expertos, este llanto es normal y no siempre indica que exista una necesidad o dolor, ni una alergia alimentaria o mala digestión. Lo habitual es que desaparezca hacia el tercer mes, pero a veces dura un poco más.

Se piensa que puede ser una forma de liberar el estrés que ha ido acumulando el bebé a lo largo del día  por todos los estímulos a los que se ve sometido.

El cólico del lactante puede llegar a ser muy angustioso para los padres. Llega un momento en el que no saben qué hacer para calmarle.

Los expertos aconsejan probar diferentes formas de consuelo, como acercar al bebé al pecho o pasearle para intentar calmarle y, sobre todo, recomiendan que si llega un momento en el que la persona que está a cargo del bebé se pone muy nervioso y se da cuenta de que va a perder el control es mejor que delegue el cuidado en otra persona o deje al bebé en otra habitación boca arriba en la cuna y se vaya a otra habitación a relajarse.

Aquí puedes ver los consejos que da el Dr Jesús Ruiz Contreras,  jefe de Pediatría del hospital 12 de Octubre.

Consejos para cuidar la piel del bebé

Se termina la baja maternal: cómo preparar al bebé para la separación

El Hospital Niño Jesús ha editado una guía de primeros auxilios para padres que se puede descargar en internet

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies