Imagen Diseñado por Freepik

Ante la epidemia de gripe que estamos viviendo actualmente, la aseguradora de salud Cigna explica los mitos más comunes que existen en torno a los procesos catarrales y gripales para ayudar a prevenirlos y tratarlos adecuadamente:

1. Un catarro mal curado acaba en gripe

Según explican desde Cigna, el resfriado es una patología que nunca estará “mal curada”.

Si pasa un tiempo y los síntomas continúan es porque hay otra enfermedad, como una neumonía, una bronquitis o la gripe. La gripe, sin embargo, sí puede tener complicaciones y derivar en otras enfermedades.

2. Salir a la calle con el pelo mojado en invierno hace que te acatarres

No hay pruebas científicas que avalen que la humedad y el frío causan resfriado o gripe, aunque sí se sabe que pueden influir en la aparición de otras enfermedades como la neumonía.

Ahora bien, exponerse a la humedad y el frío sí que puede provocar que el virus latente que ya se encuentre en el organismo se active y provoque los síntomas.

3. Hay que “sudar” la fiebre

Según los expertos, cuando se tiene fiebre no es recomendable taparse en exceso. Aunque la sudoración ayuda a combatir el aumento de la temperatura corporal, taparse provoca que el sudor se enfríe sobre la piel, provoque frío y haga un efecto rebote aumentando la temperatura corporal.

Lo más adecuado es tomarse baños de agua tibia para refrescar el organismo.

4. La vacuna contra la gripe te libra de cogerla al 100%

Según los expertos de Cigna, la vacuna protege básicamente de las cepas que se dieron en la temporada anterior, por lo que su efectividad oscila entre el 40% y el 60%. El problema es que el virus de la gripe tiene una alta capacidad de mutación y esto complica la eficacia de la vacuna. Aún así es la mejor medida para prevenir y combatir la gripe, también en las embarazadas.

5. La vitamina C previene y cura el catarro

No está demostrado que la vitamina C reduzca la incidencia de los resfriados, ni tampoco que afecte en su duración. Sí que es cierto que una alimentación adecuada mejora el estado físico y, por tanto, la reacción del cuerpo ante cualquier contratiempo.

6. Los antibióticos ayudan a superar la gripe

En absoluto. Los antibióticos eliminan las bacterias, pero no el virus. Aunque hay muchos fármacos para disminuir los síntomas de la gripe (tos, fiebre, dolor de cabeza…), no hay ninguno que haga que esta desaparezca.

7. No hay que hacer ejercicio cuando se está enfermo.

Este es un mito a medias. El ejercicio no influye en la enfermedad, pero obviamente cuando se está acatarrado hay que tomar las máximas precauciones en los espacios públicos para no contagiar.

Por lo tanto, si vas al gimnasio y estás resfriado es importante que te laves las manos constantemente para no contagiar a las demás personas que están allí.

Por otro lado, el ejercicio ayuda a prevenir los catarros, cuanta más actividad física se realice, menos posibilidades de caer enfermo.

8. No debemos abrir la ventana si estamos acatarrados

Al contrario, es conveniente abrirlas, al menos unos minutos, para ventilar. Además, así se alivia la sequedad ambiental que ocasionan las calefacciones, que puede resecar las mucosas de las vías respiratorias y aumentar la congestión. Por la misma razón, es recomendable colocar recipientes de agua junto a los radiadores.

9. Hay que evitar los lácteos cuando se está enfermo

Nunca había oído este mito, pero por lo visto hay quien dice que los productos lácteos causan flemas. La realidad es que los lácteos solo afectan a quienes tienen problemas solo de intolerancia o alergias a estos alimentos.

….Y un consejo extra:

10. Cómo diferenciar una gripe y un resfriado

Aunque pueden tener síntomas parecidos en un principio, la gripe y resfriado fuerte son procesos diferentes, provocados por virus diferentes

  • Los síntomas de la gripe son más severos: dolor muscular, cansancio extremo, tos seca, fiebre e, incluso, náuseas y vómitos.
  • El resfriado suele ocasionar con congestión o secreción nasal, estornudos y carraspera, y no presenta complicaciones que hagan necesario acudir al hospital, como ocurre a veces con la gripe.

6 Comentarios

  1. Una madre legal

    Cuesta muchísimo desterrar estos mitos. Algunos están tan arraigados en la cultura popular que si los contradices siquiera te miran como si estuvieras loca xD
    Esta temporada me estoy librando de virus, de momento. Y no es porque me atiborre a zumos de naranja jejeje
    ¡Buen post!

    Responder
  2. Adorosermama

    Ahí va otro mito: la leche de vaca produce más mucosidad.
    La verdad es que no sé si es cierto o no (jeje) pero por si acaso reduzco muy mucho la ingesta de lácteos cuando estamos malitos.
    Sobre lo del pelo mojado… al final indirectamente sí que provoca que nos resfriemos no?

    Un fuerte beso y gracias por toda la información!!

    Responder
    • Mujer y MADRE hoy

      Sí, tienes razón, se deduce que salir con el pelo mojado si hace frío aumenta el riesgo de resfriarse (si tenemos el virus latente en el cuerpo,). Y lo que sí es seguro es que la humedad es factor de riesgo para la neumonía, que ahora cada vez hay más y en gente joven. Yo por si acaso, lo evito. Además que no es nada agradable y más con este frío que hace últimamente…

      Responder
  3. mumuchiando

    Es verdad que ahora vaya donde vaya hay alguien tosiendo, con estornudos y hasta mi retoño está liafa con mocos. Un rollo. Aunque ya sabia todos los puntos, esta bien recordarlos.

    Responder
  4. Beatriz Férriz

    Muchas son ideas muy arraigadas, de las de las abuelas que digo yo. La mayoría los habían escuchada aunque sabía que eran mitos. Pero lo de no abrir las ventanas es la primera vez que lo leo.

    Responder
  5. Maria ML

    Hola!! Pues estos mitos llevan tiempo circulando por todas partes porque los he oído todos y algunos incluso los he llevado a la práctica. De ahora en adelante los tendré en cuenta. Besos!!

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El cansancio me produce insomnio

Alergias: Madrid activa la información sobre el nivel de polen

Consejos para viajar en coche con nieve

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies