Después de nueves meses de cambios y ciertas restricciones en el embarazo, muchas madres recientes se preguntan si pueden retomar los hábitos normales o deben esperar un tiempo. Las precauciones dependen en gran medida de si se da el pecho o no.

Bañarse: NO hasta que pasen 40 días

Se desaconseja bañarse  hasta que se cierre del todo el cérvix o cuello uterino (30-40 días), para evitar que entre agua y se produzca una infección.

Usar tampones: NO, mejor compresas

Los tampones no se deben usar mientras haya loquios porque facilitan la proliferación de gérmenes en la vagina. Es mejor utilizar compresas de celulosa que dejan transpirar.

Levantar pesos:  NO, al menos en tres semanas

Como mínimo hay que evitar los esfuerzos en las tres semanas que siguen al parto, sobre todo cuando el parto ha sido con episiotomía, ya que podría soltarse algún punto y retrasar la recuperación. Si ha sido por cesárea, habrá que esperar un poco más.

Hacer ejercicio: DEPENDE de la intensidad

Puedes empezar a fortalecer el periné con ejercicios suaves en cuanto tengas ánimos o cuando se caigan los puntos, en caso de episiotomía o cesárea.

Si el posparto transcurre con normalidad, a las seis semanas del parto se pueden hacer se pueden iniciar la gimnasia de mantenimiento y abdominales suaves, siempre que el periné esté bien recuperado. Si no está fuerte, la gimnasia puede ser contraproducente. Es conveniente hacerse una revisión con la matrona para comprobar cómo está y valorar con ella qué tipo de ejercicios se pueden practicar y cuáles no.

A partir de los dos meses, si todo transcurre con normalidad se puede practicar  natación, bicicleta o tenis.

Si das el pecho, es mejor que realices el ejercicio después de la toma, pues el sudor puede cambiar un poco  sabor de la leche

Tomar medicinas: DEPENDE

Las madres suelen tener mucho miedo a tomar medicamentos cuando toman el pecho, pero, en realidad, la mayoría no llegan al bebé a través de la leche.

Para que un fármaco esté contraindicado debe ser absorbido por la sangre materna, pasar de la sangre a la leche y producir un efecto perjudicial al bebé. Puedes consultar si el fármaco es compatible con la lactancia en  la web de e-lactancia. Asesorada por médicos expertos, es totalmente fiable.

Tomar carne poco hecha, cuidar de un gato…  SÍ

El riesgo de tomar carne poco hecha o cuidar de animales es contraer la  toxoplasmosis, una enfermedad  que se transmite precisamente tomando carne poco hecha y en contacto con las heces de los animales.

Es benigna para los adultos pero muy peligrosa para el feto en formación. En el  caso de que la contraigas después del parto, ya no existe riesgo para el niño.

Depilarse con cera: SÍ

El vello corporal, que vuelve a crecer con normalidad (en el embarazo lo hacía más lentamente por efecto de las hormonas) se puede quitar con cera caliente, siempre que no haya problemas circulatorios.

Teñirte: SÍ

Los productos que decoloran el pelo no pasan a la leche

Ahora bien, el pelo suele estar más sensible después del parto y se cae más (porque se pierde todo el cabello que no se ha caído en el embarazo a consecuencia de los cambios hormonales), por lo que necesitará más cuidados para no dañarlo en exceso.

Es mejor optar por tintes no permanentes o tono sobre tono sobre tono

Viajar: SÍ, pero mejor a partir de las dos semanas

Una escapada  durante la baja maternal puede ser muy relajante, siempre que te encuentres bien. Pero ello es mejor  esperar al menos dos semanas desde el parto para hacer un viaje largo.

El viaje podría resultar molesto por los loquios y las molestias de la cicatriz de la episiotomía o cesárea.

Hacerte una radiografía: Sí

Te puedes hacer cualquier prueba de rayos sin problemas, aunque estés dando el pecho.

Hacerte un empaste: SÍ

La anestesia local no pasa a la leche. Es más, después del parto es recomendable hacer una visita al dentista para comprobar que todo está bien, pues las hormonas del embarazo aumentan el riesgo de sufrir alteraciones ne la boca

Darme cremas en el pecho: SÍ

Las cremas antiestrías o específicas para el cuidado del pecho no tienen riesgos para al bebé. Ahora bien, conviene aplicarse la crema  justo después de la toma sin  tocar el pezón ni la aureola.

0 comentarios

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies