Entre la primavera y el verano, muchos padres tendrán que quitar el pañal a sus hijos de dos-tres años, si no lo han hecho antes, porque en los colegios no pueden llevar pañal.

El control de esfínteres, como muchos otros aspectos del desarrollo infantil debería ser siempre un logro natural del niño y producirse, por lo tanto, cuando el pequeño está preparado física y psicológicamente para ello.

Pero como ahora los niños empiezan el cole el año en el que cumplen los tres años, algunos padres se ven obligados a forzar este aprendizaje, porque no todos los niños maduran al mismo ritmo. Además, los niños que cumplen a finales de año empiezan el cole con dos añitos.

Con esta presión, el verano antes de que entren el cole, la mayoría de las madres nos ponemos a la faena para lograr que nuestros peques dejen el pañal si no lo han hecho antes.

Es posible que en la guardería te animen a quitar el pañal antes, para hacerlo a la vez que los demás niños. Está bien que los peques empiecen a  relacionarse con el orinal y a coger hábitos, en compañía de otros niños (la imitación es una arma excelente de aprendizaje) pero, te aconsejo que el momento de quitárselo del todo lo decidas tú, en función de tus circunstancias personales (porque al principio tendrás que tener mucha paciencia) y lo preparado que veas a tu hijo.

Yo, siguiendo la sugerencia de la guardería, le quité el pañal a mi primer hijo justo cuando estaba vendiendo mi casa y os aseguro que no fue el mejor momento. Con el segundo había aprendido la lección, esperé a que el niño estuviera más preparado y fue mucho más sencillo.

Consejos para quitar el pañal con suavidad

Dicho esto os cuento algunas cosas que conviene tener en cuenta a la hora de quitar el pañal, pero ya digo que cada niño es un mundo y evoluciona de forma diferente. Nadie como sus padres conocen a su hijo y saben cuándo es el mejor momento y cómo tratar al niño para que lo acepte de buen grado

1. Empezar cuando el niño está preparado.

¿Y eso cómo se sabe?

Hay varias pistas que nos indican que el niño puede estar preparado, por ejemplo nos avisa cuando está sucio, nos cuenta que está haciendo pis o caca (porque ya es consciente de ello) o dice que le molesta el pañal;  aunque también hay niños que no dicen nada, porque les da más igual, o no lo piden porque no saben expresarlo.

Una muy buena pista es que el niño amanezca varios días seguidos con el pañal completamente seco, pues esto indica que ya es capaz de controlar esfínteres de noche lo será de día.

No obstante, hay muchos niños que tardan en controlar el pis por la noche (hasta los 6 años los escapes se consideran normales un porcentaje importante de niños siguen llevando pañal)

2. Elige bien el momento y no lo hagas coincidir con otro cambio importante

Por comodidad, para el niño (y también para los padres) suele ser mejor dejarlo para el verano.

En verano, y sobre todo en vacaciones, estamos más relajados y tenemos más paciencia, porque para quitar el pañal, eso sí, hay que tener mucha paciencia y a ser posible estar en un buen momento emocional (sin estreses ni agobios) para  poder estimular mucho al niño, sin poner malas caras ni reproches.

Además, si hay escapes, que los habrá, si hace bueno el niño no cogerá frío y será más fácil cambiarle porque lleva menos ropa.

Por otro lado, no es bueno hacer coincidir la retira del pañal con otro cambio importante como el paso de la cuna a la cama o la retirada del chupete. Nosotras tenemos que estar en un buen momento emocional, pero él también.

3. Explícale que le vas a quitar el pañal

Cuéntale que va a probar a hacer pis y caca fuera del pañal, (como los mayores) al principio en el orinal, que puede ir con él a cualquier parte de la casa, y más adelante en el váter (para que esté más cómodo puedes ponerle un banquito para que apoye los pies y comprarle un reductor).

Puedes llevarle contigo a comprar un orinal, o un reductor para el WC si prefiere sentarse en el váter como vosotros, y también  la ropa interior que empezará a usar dentro de poco. Cuando vea los calzoncillos y braguitas tan bonitos que hay, decorados con sus dibujos favoritos, estará deseando estrenarlos

4. Ponle pañales que pueda subir y bajar él solito

En la etapa de transición, cuando esté aprendiendo a usar el orinal y a controlar, y todavía no le hayas quitado el pañal, suelen venir muy bien los braga-pañales, es decir esos pañales que el bebé puede subir y bajar sin ayuda, como si fueran ropa interior.

5. Deja que te acompañe al baño

Los niños aprenden por imitación: permite que te acompañe cuando vayas al baño, para que vea que es algo natural, deja que tire de la cisterna e incluso que juegue con el papel higiénico.

6. Sigue horarios y rutinas

En la medida de lo posible, siéntale a las mismas horas en el orinal, después de comer, antes de dormir. etc. En la guardería también lo suelen hacer así, a las mismas horas cada día, para que cojan rutinas y les resulte más fácil.

7. Cuando le quites el pañal, hazlo durante todo el día

No vale quitárselo un rato en casa y ponérselo cuando salgas a la calle, por si se le escapa el pis, porque entonces se va a hacer un lío.

8. Prohibidas las regañinas y malas caras

Ya lo he dicho, pero insisto porque es importantísimo. Al principio tendrá escapes y estos ocurrirán cuando menos te lo esperes. Aunque estés harta de pasar la fregona, procura que no sienta tu enfado. No te agobies porque su amiguito de la guardería haya controlado en una semana y el tuyo no, y sobre todo no le presiones recuerda siempre que cada niño tiene su ritmo.

Está aprendiendo y lo que necesita es que festejes sus logros y le estimules.

9. Si ves que no funciona, no le agobies, vuelve al pañal y espera un poco.

Si le quitas el pañal y sigue sin controlar transcurridos 15 días y no muestra ningún interés, piensa si será mejor dejarlo para más adelante. Igual no estaba preparado o ha sufrido un retroceso por alguna situación que le hace desear volver a ser más pequeño. Seguro que más adelante, sale mejor.

10. Por la noche, no tengas ninguna prisa en quitar el pañal

Como he comentado al principio, hasta los seis años los escapes nocturnos se consideran normales

Es más el empeño en retirar el pañal nocturno antes de tiempo puede provocar la aparición de trastornos en el control de esfínteres como la enuresis  (niños que siguen haciéndose pis en la cama cumplidos los 6 años).

¿Quieres recibir las últimas noticias por mail? Pincha aquí

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Información básica sobre Protección de Datos para los comentarios:

  • Responsable: Marta Rubio del Castillo. Más info
    Correo electrónico: info@mujerymadrehoy.com
  • Finalidad: Moderación de comentarios para evitar el spam
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.

  • Derechos: A acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos detallados en la información adicional.
  • Información adicional: Disponible la información adicional y detallada sobre la Protección de Datos Personales de mi web en política de privacidad

Calendario de vacunación de la AEP

La exposición a la luz antes de dormir altera el sueño de los niños

Consejos para hacer frente a los piojos

Elegir colegio: 10 aspectos que conviene valorar

El Mindfulness te ayuda a mejorar la relación con tus hijos

7 trucos para dejar el chupete sin traumas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies