Estas embarazada . Te esperan nueve meses de transformaciones físicas y psíquicas, de nuevas sensaciones, ilusiones, sentimientos… Vas a asistir maravillada, y a veces casi incrédula, a la creación de una nueva vida dentro de ti misma, una experiencia única e indescriptible. Es el momento de disfrutar del embarazo.

Para conseguirlo tu cuerpo se va a ver sometido a muchos cambios. Unos te gustarán más que otros y es posible que sufras algunas molestias pasajeras (nauseas, acidez, hinchazón…), que se te olvidarán por completo cuando tengas en brazos a tu hijo.

No dejes que estas molestias estropeen una etapa tan mágica y quédate con lo bueno. Antes de que el recién nacido acapare toda la atención, es el momento de despreocuparte, de ser un poco egoísta y disfrutar del embarazo y mimarte.

Ahora es el momento de…

1. Irte a un balneario

Una estancia en un centro termal te ayudará a tratar las molestias típicas del embarazo, sobre todo los problemas de espalda y circulación. Además, muchos centros de spa y balnearios tienen tratamientos específicos para embarazadas. Una estancia en un centro termal un regalo de bienestar para el cansado cuerpo de la futura mamá.

2 Permitirte antojos

Ninguna mujer quiere ganar demasiados kilos en el embarazo, aunque engordar durante el embarazo es inevitable. Hay que procurar evitar los alimentos con mucha azúcar, pero no te sientas mal por tomarte de vez en cuando un bollo o una chocolatina, que levanta el ánimo. Si ganas algún kilillo de más, ya lo perderás.

Sobre todo, no pases hambre, además de ser poco saludable, provoca ansiedad.

3 Mentir sobre la fecha de parto

Aunque la gente pregunta con buena intención, su interés pueden acabar resultando estresante, porque a medida que se acerque la fecha prevista de parto todo el mundo estará pendiente de ti. A veces es mejor no dar una fecha clara o estirarla un poquito .

4 Ignorar las horrorosas historias de parto

¡Qué manía tiene la gente de contar lo mal que lo pasaron cuando nacieron sus hijos en cuanto se topa con una embarazada! No hay nada peor que escuchar la terrible episiotomía que le hicieron a la vecina del quinto o el parto de 20 horas de la tía de tu marido…

Hay mujeres a las que les encanta recordar lo peor de su embarazo en cuanto ven a una futura madre. Córtalas en seco, hoy los partos son mucho más seguros y además, cada parto es un mundo y el tuyo seguro que será estupendo.

5 Disfrutar del sexo embarazada

Una vez que se superan las nauseas y molestias del primer trimestre, la sexualidad puede ser inmejorable. Te olvidas de la regla durante mucho tiempo, no hay que preocuparse de usar anticonceptivos y, lo mejor de todo, las hormonas mejoran la lubricación genital y aumentan la sensibilidad de las zonas erógenas. Las relaciones sexuales en el embarazo pueden ser más placenteras que nunca.

6. ¿Viajar con tripa? Sí, es posible

No es el mejor momento para hacer un Tour por Europa, pero sí que puedes hacer escapada con tu pareja. Es algo que recordarás siempre. De hecho, algunas agencias organizan lunas de miel para futuros papá. Esta opción se llama Babymoon y el paquete incluye cenas románticas o comidas caprichosas (chocolates, dulces, frutas…), yoga para embarazadas, masajes y tratamientos de relax para papá y mamá, sesiones fotográficas, paseos, rutas de compras para bebés …

6. Asistir a la preparación al parto

No solo te vendrá bien para estar en forma en el embarazo y aprender a respirar para hacer frente al dolor del parto. También aprenderás muchas cosas de cara a tu futura maternidad y todos los cambios que se avecinan. Y además, conocerás a otras mujeres que están pasando por lo mismo que tú, con los mismos problemas, molestias y sentimientos. En estos cursos a veces surgen bonitas amistades. La empatía une mucho.

7. Dejar que te mimen

Disfruta de ser el centro de atención, cuando nazca tu hijo todo e mundo se volcará en él y tu pasarás a un segundo plano, es inevitable. Una barriga siempre despierta cariño: la gente te cede el asiento, los desconocidos te sonríen, los supermercados tienen cajas para futuras mamá… No te cortes y siéntete importante.

8. Presumir de tripa y de cutis

El embarazo te pone guapa. Nunca como ahora podrás presumir de barriga, no hay curvas más favorecedoras que las de una futura mamá.

Las hormonas que tantas molestias pueden causarte, tienen una cara buena: la piel se pone más suave, tersa y uniforme, el cabello está más fuerte y brillante que nunca porque no se cae. Lúcete.

9. Pasar un fin de semana con amigas

Es un plan divertido que tardarás bastante tiempo en repetir una vez que nazca tu hijo.. Así que, ¿por qué no les propones a tus amigas una escapada?

10. Darte un capricho

Aprovecha para darte ese capricho que hace tiempo que te ronda por la mente: comprarte unos zapatos, relajarte con un masaje, tomarte un día libre para ir a pasear …¡ Es tu momento!

Y un consejo extra de salud….

Visita al dentista en el embarazo

No suena muy glamoroso, pero es necesario. Los cambios hormonales hacen que la boca esté más propensa a sufrir alteraciones, especialmente en las encías (hay más riesgo de sufrir gingivitis). No esperes si notas molestias. La mayoría de los problemas que pueden surgir se pueden tratar sin riesgos para el feto.

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mitos del embarazo: naúseas, sexo del bebé, antojos… Conoce la verdad.

¿Por qué en mi familia solo nacen niñas? (o niños)

Consejos para hacer Pilates en el embarazo

Maternidad tardía: el embarazo a los 40

Cómo cuidar el suelo pélvico en el embarazo (y siempre)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies