Las condiciones ambientales influyen en la calidad y la continuidad del sueño del bebé. En verano, el calor hace que nos cueste más dormirnos y que el sueño se interrumpa más.  Los bebés no son una excepción, ellos también acusan el calor, y mucho. Para que estén más a gusto y duerman mejor hay que cuidar algunas cosas:

La temperatura de la habitaciónabitación

La temperatura ideal para dormir está entre 19 a 21 grados. Por encima o por debajo, el sueño se interrumpe más. Para conseguir esta temperatura solemos recurrir al aire acondicionado y los ventiladores o abrir las ventanas. Pero cuando hay un bebé que duerme en cuarto de los padres, conviene que tengas algunas precauciones, para mantenerle a salvo de corrientes.

  • Conviene bajar las persianas durante las horas en que más calienta el sol.
  • Es mejor ventilar y refrescar la habitación antes de que el niño entre en ella.
  • Coloca la cuna en un lugar donde no le dé la corriente. Si tienes un ventilador de techo con diferentes velocidades, airea a tope el cuarto antes de acostar a bebé y después deja el aparato a la velocidad más bajita.
  • Mientras el bebé esté el cuarto, es mejor que no pongas el aire acondicionado ya que reseca la mucosas y puede dificultar la respiración. Es mejor que lo pongas un rato antes para refrescar el cuarto
  • No es necesario que haga la siesta en la cuna. Si estamos fuera, puede dormirla en la silita o el sofá.

Ropa

Si hace mucho calor puede dormir con el pañal o con un body de algodón, tejido natural que facilita la transpiración. Para cubrirle, suele bastar con una sabanita de algodón. Si le pones un pijamita, elige uno de diseño sencillo y amplio, que no se ciña al cuerpo pues le daría más calor, , que resulte cómodo de poner y quitar y que lleve aberturas que faciliten el cambio de pañal. Comprueba que no lleva botones, lazos o adornos en el lado sobre el que reposa el bebé pues podrían molestarle.

A salvo de los mosquitos

Para evitar que entren la habitación lo más práctico es poner una mosquitera en la ventana, y otra sobre la cuna del bebé. También puedes usar productos que se enchufan, por precaución es mejor encenderlos un rato antes y desconectarlos cuando el bebé entre en la habitación. Aunque hay repelentes que se aplican en la piel específicos para niños, durante los seis primeros meses, su piel es muy delicada y ante la duda, es mejor no usarlos.

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Cuánto necesitan dormir según su edad?

No quiere echarse la siesta, ¿qué hago? 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies