La Guía de seguridad de productos infantiles: productos potencialmente peligrosos, editada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad dedica un capítulo a la elección segura de los chupetes y sonajeros, dos accesorios que utilizamos con  los bebés y que por lo tanto hay que elegir con mucho cuidado.

Según se indica en la Guía, los datos obtenidos de la European Injury Database (IDB) revelan que, cada año, en los 28 Estados Miembros de la Unión Europea se producen aproximadamente unas 44 lesiones de niños de entre 0 y 4 años de edad relacionadas con los chupetes y 850 relacionadas con los sonajeros que tienen la gravedad suficiente como para acudir a urgencias.

Qué tener en cuenta antes de comprar el chupete y utilizarlo

El uso de chupete tiene tanto beneficios como riesgos:

  1. Como beneficios, destaca su efecto tranquilizador, pues la succión tranquiliza a los bebés y el papel que puede tener en la reducción del riesgo de muerte súbita del lactante. 
  2. Como riesgos está la interferencia que puede ocasionar con la lactancia si se usa demasiado pronto (los expertos en lactancia aconsejan esperar a que la lactancia materna esté bien instaurada antes de ofrecer el chupete al bebé) y los riesgos para los dientes si el uso se prolonga demasiado.

Además, si el chupete no cumple unas medidas de seguridad adecuadas, podría provocar asfixia al bebé.

El mayor riesgo es la estrangulación con la cadena, el cordón o la cinta del chupete, pues ha habido casos en los que las cadenas quedaron enganchadas en los barrotes de las cunas, en los juguetes e incluso en los pomos de las puertas.

Elegir el chupete

  • Todos los chupetes deben cumplir la norma europea EN 1400:2002 y los broches la norma EN 12586:2011. La mejor forma de asegurarse de que es así es adquirirlos en establecimientos que den suficientes garantías.
  • El chupete puede ser látex o silicona. La silicona absorbe menos los olores y se deforma menos y por ello se recomienda para los primeros meses. El látex es más resistente y flexible y por ello se aconseja una vez que salen los primeros dientes, aunque muchos bebés lo usan desde el principio. La tetina puede ser anatómica (imita la forma del pezón), fisiológica (plana y simétrica, ejerce mínima presión sobre el paladar) o redonda o de cereza (esférica y más voluminosa).
  • El chupete debe ser lo suficientemente sólido como para que no se separe en pequeñas partes con las que el niño pueda atragantarse o asfixiarse.
  • El protector o base del chupete(también llamado escudo) debe ser sólido y tener un tamaño lo suficientemente grande para evitar que quepa enteros en la boca del bebé. Además debe tener agujeros de ventilación.
  • No se debe comprar un chupete con una cadena o cinta, ya que esto implica riesgo de estrangulación.

Usar el chupete

Nunca se le debe colgar al niño un chupete alrededor del cuello. En su lugar se aconseja usar chupetes con cuerda corta y con una pinza enganchada a la ropa del bebé, y teniendo en cuenta que las pinzas pueden soltarse de la ropa y provocar asfixia.  Las cintas se deben retirar siempre para dormir.

  • Los chupetes pueden deteriorarse con el tiempo o por estar expuestos a la luz del sol o en contacto con la comida. Conviene comprobar su estado con asiduidad y sustituirlo en cuanto se note un cambio un cambio en su textura, una fisura, un agujero o cualquier otro signo de deterioro.
  • Si el niño tiene una herida en el labio, no debe utilizar el chupete.
  • Si el niño muerde el chupete, se debe sustituir por un anillo mordedor.
  • No es conveniente volver a colocar el chupete si se cae durante el sueño del bebé. El chupete puede ayudarle a conciliar el sueño, pero si le ponemos el chupete cada vez que se le cae, le crearemos un hábito que luego será difícil de cambiar..
  • No se debe introducir nunca el chupete en azúcar, miel o soluciones dulces.
  • No se debe limpiar jamás con la propia saliva

Qué tener en cuenta al comprar un sonajero y antes de utilizarlo

  • Los sonajeros deben estar fabricados según la norma europea EN 71-1:2011 sobre seguridad de los juguetes. Para garantizar su seguridad, igual que ocurre con los juguetes conviene comprarlos en tiendas que ofrezcan suficientes garantías.
  • No se deben comprar sonajeros, juguetes que se aprietan, mordedores y otros juguetes que terminen en forma de pelota pequeña o con piezas pequeñas que puedan desprende
  • Al elegirlos hay que fijarse que no tienen partes o asas  lo suficientemente pequeñas como para caber en la boca del niño y alojarse en la garganta obstruyendo las vías respiratorias.
  • También conviene comprobar  que el ruido que emite el sonajero no sea demasiado alto, ya que podría dañar el oído del pequeño.
  • Se debe comprobar regularmente el  estado del sonajero (sobre todo hay que vigilar que no se desprendan piezas que el niño pueda tragarse).
  • Al dejar al bebé en la cuna o moisés, hay que retirar del colchón todos los sonajeros, juguetes que se aprietan, mordedores y demás objetos pequeños.

¿Quieres recibir las últimas noticias por mail? Pincha aquí

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Información básica sobre Protección de Datos para los comentarios:

  • Responsable: Marta Rubio del Castillo. Más info Correo electrónico: info@mujerymadrehoy.com
  • Finalidad: Moderación de comentarios para evitar el spam y gestión de suscripciones al blog. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.
  • Derechos: A acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos detallados en la información adicional.
  • Información adicional: Disponible la información adicional y detallada sobre la Protección de Datos Personales de mi web en política de privacidad
Qué cosas necesita el bebé y trucos para hacer sitio a sus cosas
Consejos para elegir y utilizar la silla de paseo de forma segura
Ayudas para padres recientes
Comparte si te gusta
Publicidad