El pecho es una de las partes del cuerpo que más acusa los cambios del embarazo y el posparto. Sin embargo, al contrario de lo que piensa, la caída del pecho con el destete no es consecuencia de la lactancia sino de los cambios rápidos de tamaño que acusa en pocos meses pues los ligamentos que sostienen el pecho pierden tono con los aumentos bruscos de tamaño.

  • En el embarazo, el pecho crece mucho de golpe para prepararse para la lactancia.
  • Durante la lactancia los pechos se mantienen grandes y turgentes
  • Con el destete, los pechos pierden volumen rápidamente, porque ya no tienen leche y suelen retornar en poco tiempo al tamaño de antes del embarazo. A veces, incluso el pecho parece más pequeño tras el destete, (por la pérdida temporal de grasa).

La firmeza del pecho depende del músculo pectoral y los ligamentos que lo sostienen. Por ello, el recurso más efectivo para prevenir la caída del pecho y mantenerlo firme es el ejercicio, pero también hay algunos otras rutinas diarias de belleza que ayudan

Ejercicios para prevenir la caída del pecho después con el destete

  • Con los brazos a la altura de los codos, aprieta las palmas de las manos una contra otra. Mantén la presión 10 segundos. El ejercicio es más efectivo si aprietas una pelota con las manos.
  • Coge los codos con las manos contrarias (como si bailaras una danza rusa) y haz presión 15 segundos.
  • Extiende los brazos al frente y cruza las manos en movimiento de tijera, 20 veces.
  • Con los brazos en cruz gira las manos en círculos.

Los ejercicios serán más efectivos si se sostienen pesas  en cada mano. Si no tienes puedes coger una botella de agua de 500 o 750 ml en cada mano

Los deportes de impacto como step, aerobic o running hacen que los ligamentos que sujetan el pecho sufran. Lo ideal es evitarlos. Si se practican, es fundamental usar un sujetador de deporte que sujete muy bien el pecho.

Cuidados diarios que ayudan a mantener el pecho firme

Un buen sujetador

En cualquier momento de la vida, es fundamental utilizar un sujetador que como su nombre indica sujete bien el pecho.

En el embarazo es posible que haya que cambiar de talla (85,90, 95,100 etc.) o de copa (A, B, C, D ) un par de veces. Al final del segundo trimestre de embarazo o en el tercer trimestre se puede comprar ya un modelo que sirva para la lactancia, con abertura por delante, pues el pecho no suele crecer mucho más, aunque dé la sensación de que lo hace porque al inicio de la lactancia es habitual que se hinche bastante.

En el embarazo y la lactancia se recomienda usar sujetadores de tejido natural (pues la piel es más sensible a posibles alergias), con tirantes anchos y fáciles de regular. Al probarse un modelo, hay que firmarse en reparte bien el peso del pecho y se ajusta adecuadamente a la espalda.  Los aros suelen resultar molestos.

Después del destete, es posible que no sirvan los sujetadores de antes del embarazo por la pérdida  temporal de los depósitos de grasa, que puede hacer incluso que el pecho parezca más pequeño. Hay mujeres que no lo notan, pero otras, sobre todo si han dado el pecho mucho tiempo, tienen la sensación de que el pecho les ha encogido.

Es posible que haya que cambiar el tipo de copa del sujetador temporalmente y optar por una más pequeña hasta que el pecho recupere la grasa habitual.

Tan importante es que la copa del sujetador no apriete como que no haga arrugas.Con una copa grande, el pecho se queda suelto y esto favorece aún más la caída.

Para las actividades deportivas, sobre todo si son de impacto, es fundamental utilizar un sujetador específico para deporte que ofrece mayor sujeción.                                                                                                                           .

Duchas frías

El frío ayuda a mantener la firmeza, en cualquier parte del cuerpo. Por eso, terminar la ducha con un chorro de agua fría en los senos ayuda a prevenir la caída del pecho con el destete. Si te resulta desagradable la ducha fría, puedes pasar un hielo envuelto en una tela por el pecho, evitando la zona del pezón, más sensible.

Hidratación, sobre todo cuando hay cambios de tamaño

Siempre es importante hidratar la piel del pecho, pero aún más durante el embarazo y la lactancia, pues los cambios rápidos de tamaño pueden provocar la aparición de estrías en la piel (fibras que se rompen).

Las cremas antiestrías se aplican dando un  masaje circular con movimientos ascendentes en dirección al cuello. Además de los productos concretos, suele ir bien el aceite de rosa mosqueta.

Dieta sana

Como ocurre con la celulitis, una dieta equilibrada, baja en grasas y rica en frutas y verduras, ayuda a mantener la firmeza y el buen estado de la piel.

¿Quieres recibir las últimas noticias por mail? Pincha aquí

0 comentarios

Información básica sobre Protección de Datos para los comentarios:

  • Responsable: Marta Rubio del Castillo. Más info
    Correo electrónico: info@mujerymadrehoy.com
  • Finalidad: Moderación de comentarios para evitar el spam y gestión de suscripciones al blog. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.

  • Derechos: A acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos detallados en la información adicional.
  • Información adicional: Disponible la información adicional y detallada sobre la Protección de Datos Personales de mi web en política de privacidad
Qué se puede hacer y qué no en el posparto
Consejos para viajar en avión con un bebé
Las dietas milagro son las menos efectivas para adelgazar
5 claves para mejorar el sueño del bebé
Mitos de la depilación

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies