Publicidad

Igual que el cuerpo necesita tiempo para prepararse para dar a luz a un bebé, necesita tiempo para recuperarse. Por eso, hay que esperar un tiempo prudencial para hacer ejercicio después del parto y, sobre todo, para practicar determinados deportes.

Aunque a todas las madres nos gustaría  recuperar la línea en pocas semanas, hay que tener un poco de paciencia y no fijarse tanto en cómo queda el cuerpo por fuera sino por dentro, porque antes de iniciar cualquier ejercicio lo importante es que los todos órganos internos hayan vuelto a su sitio y, sobre todo, que el suelo pélvico que ha soportado el peso creciente del útero durante el embarazo esté fortalecido. De lo contrario, podrían aparecer a corto o largo plazo problemas de incontinencia urinaria y disfunciones sexuales.

Publicidad

Además, si das el pecho perderás peso con más facilidad y de forma natural, casi sin darte cuenta, ya que para producir la leche materna se utilizan las reservas de grasa que ha almacenado el o cuerpo en el embarazo.

Publicidad

Por otro lado, es normal que la tripa se quede bastante hinchada durante las primeras semanas, hasta que el útero retorna a su tamaño habitual. En mi primer embarazo yo pensaba que iba a desaparecer de golpe después de nacer mi hijo y menuda decepción me llevé… Y cuando baja, es posible que se quede algo flácida, porque los músculos abdominales se distienden mucho durante el embarazo.

Cuánto esperar para hacer ejercicio después del parto

El tiempo que hay conviene esperar para hacer ejercicio después del parto depende de diferentes factores: la forma física y la edad de la madre, el tipo de parto (si ha sido por cesárea habrá que esperar más) y sobre todo, el estado del suelo pélvico.

Lo primero que hay que hacer es reforzar el suelo pélvico con los ejercicios de Kegel, que suele recomendar la matrona. Si la recuperación es buena y no ha habido episiotomía ni puntos ni desgarros en la zona del periné, los ejercicios de Kegel se pueden empezar a los pocos días del parto. De lo contrario, conviene esperar un poco. La matrona indicará cuando el mejor momento para empezar.

Publicidad
Publicidad

Importante: hasta que los músculos del suelo pélvico no hayan recuperado  su fuerza no conviene realizar abdominales. Si el periné está débil, la gimnasia puede debilitarlo más.

Tampoco conviene realizar deportes o actividades que impliquen saltos, como el aerobic, tenis, baloncesto, atletismo, pues suponen un impacto sobre los músculos del suelo pélvico.

En cualquier caso, lo aconsejable es empezar a hacer ejercicio de forma progresiva, sin forzar mucho e ir aumentando la intensidad poco a poco,

Publicidad

Conviene empezar con deportes suaves: estiramientos, yoga, Pilates dirigido al posparto, caminar, nadar, bicicleta… Normalmente,este tipo de ejercicio se puede practicar a los dos meses del parto, pero siempre conviene confirmar con el ginecólogo o la matrona que se puede hacer.

Evitar los abdominales clásicos

Los abdominales de toda la vida ( subir el tronco una y otra vez desde la posición tumbada boca arriba) trabajan los músculos del abdomen, pero suponen un impacto fuerte en la zona baja del abdomen y el suelo pélvico.

Además, con este movimiento la columna sufre al curvarse y elevarse. Y en el posparto también hay que prestar especial atención a la espalda, que sufre con los movimientos repetitivos que realizamos en el cuidado del bebé (sacarle de la cuna, bañarle, etc.) y el peso creciente del bebé.

En lugar de los abdominales clásicos se recomienda realizar abdominales hipopresivos, un tipo de abdominales que se está empezando a incluir en los cursos de recuperación posparto y que también se enseñan en muchos centros privados

Los abdominales hipopresivos trabajan el músculo trasverso (un músculo en forma de faja que hay debajo del músculo recto abdominal y los músculos oblicuos) y el suelo pélvico, de tal forma que la espalda no sufre. Como los ejercicios resultan un poco complejos al principio, es importante aprender a hacerlos con un profesional.

Otro método muy recomendable en el posparto es el Pilates, que también tiene beneficios en el embarazo siempre que se practique adoptando determinadas precauciones.

El Pilates trabaja y cuida el suelo pélvico, la musculatura del abdomen y la espalda. Los ejercicios se realizan despacio, controlando en todo momento la respiración.  Ahora bien, es fundamental practicarlo con profesional bien formado que tenga en cuenta los cambios que está experimentando el organismo de la mujer.

¿Quieres recibir las últimas noticias por mail? Pincha aquí

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Información básica sobre Protección de Datos para los comentarios:

  • Responsable: Marta Rubio del Castillo. Más info
    Correo electrónico: info@mujerymadrehoy.com
  • Finalidad: Moderación de comentarios para evitar el spam y gestión de suscripciones al blog. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.

  • Derechos: A acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos detallados en la información adicional.
  • Información adicional: Disponible la información adicional y detallada sobre la Protección de Datos Personales de mi web en política de privacidad

Dietas milagro: las menos efectivas para adelgazar

Consejos para mantener la lactancia al volver a trabajar

Los beneficios de la lactancia materna duran años y aumentan con la lactancia prolongada

Consejos para viajar en coche con un bebé

Comparte si te gusta
Publicidad