Aunque los dientes de leche no sean para siempre, hay que cuidarlos desde que aparecen porque hasta que se caigan ocupan el sitio de los dientes definitivos. Además, también están expuestos a sufrir caries.

Además, la pérdida prematura de un diente de leche puede provocar dificultades en el habla o malposición dentaria. Por ello, conviene empezar a

limpiar los dientes de leche desde bebé. Al principio basta con frotar suavemente las encías con gasita humedecida con agua para eliminar los restos de leche materna y comida si el niño ya toma alimentación complementaria.

Esta limpieza, además, ayudará a aliviar el malestar que puede sentir cuando brotan los dientes, por la tensión que se produce en sus mandíbulas y la ruptura de las encías, que pueden ponerse rojas e inflamarse, pues lo que más les alivia es frotarse las encías.

Para masajearle la encía también puede usar un cepillo blando de silicona con forma de dedal que se introduce en el dedo del adulto. Además, así el bebé se acostumbra a que le toques la boca, y esto puede ayudar a que acepte de mejor grado que le cepilles los dientes más adelante.

Para no contaminar su boquita con la saliva de los adultos, hay que evitar gestos tan típicos como limpiar el chupete metiéndolo en la boca de un adulto o soplar sobre su comida para enfriarla.

Hay que cepillar los dientes desde que salen

Muchos pediatras siguen recomendando limpiar los dientes con una gasita mojada en agua.

Sin embargo, la Sociedad Española de Odontopediatría recomienda empezar a cepillar los dientes desde que salen con un cepillo de cerdas muy suaves adaptado al tamaño de la boquita del bebé y poner una cantidad de pasta dental mínima, equivalente a un grano de arroz.

Puedes consultar las recomendaciones Sociedad Española de Odontopediatría  en el documento Diagnóstico, pronóstico y prevención de la caries de la primera infancia.

A partir del año, aunque sigas cepillándole para asegurar una buena limpieza, puedes ofrecerle un cepillo de dientes adaptado a su tamaño e invitarle a que se cepille a la vez que el resto de la familia. Los niños aprenden por imitación.

Accesorios que ayudan al cuidado de los dientes del bebé

Niños al dentista gratis en Madrid, ¿qué tratamientos cubre la Seguridad Social?

Mamá vuelve al trabajo, cómo preparar al bebé para la separación

Calendario de Vacunación de la Asociación Española de Pediatría

Gel bálsamo para encías VITIS baby con acción calmante que respeta el esmalte de los dientes. Se vende junto con un dedal de silicona para limpiar las encías del bebé (VITIS, 10,21 €).

Cepillo de dientes indicado para niños de 1 a 4 años, con fibras suaves, de puntas redondeadas y pulidas, para no dañar y limpiar suavemente los primeros dientes y masajear las delicadas encías del bebé, fortaleciéndolas (Dulces, El Corte Inglés, 3,95 €).

Pasta Dentífrica para bebés a partir de 12 meses con flúor y calcio biológico, que no daña los Dientes de leche gracias a su fórmula no abrasiva. Sabor Fresa (Chicco, 4,10 €).

Mordedor Refrigerante  a partir de cuatro meses para aliviar el malestar que produce en las encías la erupción de los dientes (Suavinex, 4,35 € ).

El gel dentífrico para niños que protege eficazmente los dientes de leche de los más pequeños, sin riesgo en caso de ingestión (Weleda, 5,70 €).

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies