Aunque suenen parecido, el embarazo de riesgo y el riesgo durante el embarazo son dos situaciones diferentes (la primera es médica y la segunda laboral). Te cuento qué significa cada una.

Embarazo de riesgo

El embarazo de riesgo es una situación clínica en la que existe una enfermedad de la futura madre o una circunstancia en el embarazo que puede suponer un riesgo para la embarazada  o para el feto.  Este tipo de embarazos precisan más cuidados, ya que hay más riesgo de sufrir complicaciones en el embarazo.

En los embarazos de riesgo suele haber un mayor control médico. Además, si el riesgo se debe a una enfermedad de la madre (asma, alergia, diabetes gestacional, cardiopatía, etc.) es habitual que se alternen las visitas al ginecólogo y al especialista (alergólogo, endocrino, cardiólogo…).

La edad avanzada de la madre y el número de fetos (embarazo múltiple) también pueden influir en que un embarazo sea de riesgo.

En ocasiones, sobre todo cuando el riesgo surge por un problema propio del embarazo, como un crecimiento intrauterino retardado del feto, problemas con la cantidad de líquido amniótico, placenta previa o amenaza de parto prematuro, es necesario guardar reposo.

En estos casos, si el médico de familia da la baja laboral, esta se tramita como una prestación por incapacidad temporal por contingencia común (accidente no laboral o enfermedad común).

La embarazada tiene derecho una prestación por incapacidad temporal, a partir del cuarto día de baja laboral del 60% de la base reguladora desde el día 4 al 20 de baja y del 75% del día 21 en delante, aunque en muchos convenios la empresa complementa la prestación hasta el 100%. Esta baja no descuenta para nada los días de baja maternal.

En los “embarazos de riesgo” el riesgo no está relacionado con el trabajo que realiza la madre.

Riesgo durante el embarazo

El riesgo durante el embarazo es una situación laboral protegida por la Seguridad Social.

Ocurre cuando las condiciones del puesto de trabajo o la actividad laboral pueden suponer algún riesgo para la salud de la embarazada o el feto. Por ejemplo, si la embarazada trabaja con substancias químicas que puedan resultar tóxicas o  radiaciones que podrían perjudicar al feto.

En estos casos, la empresa debe adoptar las medidas necesarias para que la embaraza puede seguir desempeñando su trabajo sin riesgo y si no es posible, cambiarla temporalmente a otro puesto que sea seguro para su estado.

Si no es posible ninguna de las dos opciones, el contrato de trabajo se suspende y la trabajadora recibe de la Seguridad Social una  prestación económica por riesgo durante el embarazo, equivalente al 100% de su base reguladora (cantidad diaria que sale de dividir el sueldo antes de las retenciones entre 30 días).

Esta situación de riesgo también se tiene en cuenta durante el permiso de lactancia. Si el trabajo que realiza la madre puede tener algún riesgo para su salud o la del bebé durante los meses de permiso de lactancia, deben seguirse los mismos criterios: cambiarla a un puesto sin riesgos para la lactancia o suspender el contrato. Igualmente la trabajadora recibe una prestación económica del 100% de su base reguladora

Estos derechos figuran en el artículo 26 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

El riesgo se extiende al trabajo por turnos y nocturno, ya que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dictaminado que  las embarazadas y las madres en periodo de lactancia que trabajan de noche, aunque sea a turnos, tienen derecho a la protección específica contra los riesgos que el trabajo nocturno puede ocasionar.

 

¿Quieres recibir las últimas noticias por mail? Pincha aquí

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Información básica sobre Protección de Datos para los comentarios:

  • Responsable: Marta Rubio del Castillo. Más info Correo electrónico: info@mujerymadrehoy.com
  • Finalidad: Moderación de comentarios para evitar el spam y gestión de suscripciones al blog. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.
  • Derechos: A acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos detallados en la información adicional.
  • Información adicional: Disponible la información adicional y detallada sobre la Protección de Datos Personales de mi web en política de privacidad
Ayudas por hijos con discapacidad

La deducción por guardería

Cuándo se sienten los movimientos del feto

4 claves para mejorar la producción de leche materna

Consejos para facilitar los primeros días del posparto

Comparte si te gusta