Como ocurre con otros temas de crianza, en torno al sueño infantil existen todavía unos cuantas creencias erróneas que no solo no ayudan a mejorar el sueño sino que pueden perjudicarlo. Con ayuda del Dr Gonzalo Pin Arboledas, coordinador de la Unidad de Pediatría y de la Unidad del Sueño del Hospital Quirónsalud de Valencia, desmontamos los falsos mitos sobre el sueño.

8 falsos mitos sobre el sueño en los niños

1. No es bueno acunar ni mecer a un bebé para que se duerma

El movimiento rítmico (de los  brazos o  el cochecito) recuerda al bebé su vida en el útero materno y le relaja. Lo ideal es dejar al bebé en la cuna relajadito antes de que se duerma, para que no reclame el mismo movimiento rítmico con el que se ha dormido cuando se despierte de noche (que lo hará porque todos los bebés se despiertan). Pero no pasa nada por relajarle antes con movimiento rítmico.

2. No hay que acudir cuando un bebé se despierta y llora porque le “malacostumbramos”

La idea de que “hay que dejar que los niños lloren hasta que se duerman” es una idea desfasada y, sobre todo, perjudicial. Cuando un bebé llora es porque le ocurre algo. Si no acudimos a ver qué le pasa, se sentirá solo e ignorado por quienes le cuidan. Los niños necesitan sentirse seguros para dormir bien, y esa seguridad se las tenemos que dar las personas que más quiere: sus padres.

3.  Los niños tienen que dormir ocho horas

No se puede generalizar sobre las necesidades de sueño, pues estas  varían según la edad y también pueden depender del carácter de cada niño. Además, de pequeñitos los  niños necesitan dormir bastante más. Puedes ampliar información en este artículo sobre cuánto necesitan dormir los niños según su edad.

4. Una buena cena ayuda a dormir

Depende de lo que se entienda por una buena cena. Una cena abundante no ayuda a dormir sino al contrario, pues  las digestiones pesadas pueden entorpecer el sueño.

Para facilitar el sueño se pueden tomar alimentos ricos en triptófano, un aminoácido necesario para que el cerebro segregue serotonina, que favorece la relajación del organismo. Son alimentos ricos en triptófano: la leche (de ahí la recomendación de tomar un vaso de leche templado antes de dormir), las legumbres, la patata cocida, el pan integral y los frutos secos.

Por otro lado, conviene  evitar las bebidas ya alimentos que contienen cafeína e histamina (un excitante presenten en  el  salchichón, el queso, las anchoas o las espinacas).Es importante que exista un tiempo entre la cena y el inicio del sueño.

5. Quitar la siesta al niño ayuda a que duerma mejor

Hay quien piensa que si el niño no echa siesta, luego dormirá mejor por la noche. Pero no es cierto. Lo más probable es que le ocurra lo contrario y que por la falta de descanso, el pequeño esté más irritable y le cueste más dormirse.

Publicidad

Los niños necesitan dormir la siesta hasta los cuatro o cinco años, aunque en la mayoría de los colegios esta sana costumbre se elimina antes. Al dormir un ratito después de comer, reducen la tensión y el cansancio acumulado por la mañana y cogen fuerzas para afrontar la tarde.

6. La luz tranquiliza a los niños y les ayuda a dormir

Al contrario, hay estudios que muestran que la exposición a la luz antes de dormir altera el sueño de los niños porque al exponerse a la luz se reduce la producción de melatonina, hormona necesaria para un buen sueño.

Si el niño tiene miedo a la oscuridad y pide tener una luz encendida, es mejor optar por un quitamiedos de los que se ponen en el enchufe o una lamparita con luz cálida en tonos amarillentos o anaranjados, nunca luz blanca.

7.Ver la televisión relaja antes de dormir

Muchas personas ponen la tele antes de dormir pensando que así cogen mejor el sueño, pero no saben que, en realidad, la luz de las pantallas es perjudicial para el sueño.

Hay un estudio que demuestra que  los niños duermen peor si usan pantallas antes de acostarse.

Los expertos de la Sociedad Española de Neurología SEN recomiendan evitar cualquier tipo de distracción que implique una exposición a luz artificial antes de dormir, como el uso de móviles, tabletas o tele.

8. Si un niño se hace pis en la cama, hay que restringir la toma de líquidos horas antes de acostarle

Otra idea antigua: salvo casos excepcionales que pautará el pediatra no hay que restringir la toma de líquidos para que un niño deje de hacerse pis en la noche.

Un 16% de los niños mayores de 5 años se hacen pis en la cama. Este trastorno llama enuresis y suelen deberse a un retraso madurativo. No hay agobiarse por ello, y mucho menos regañar al niño, sino ayudarle a buscar soluciones. Puedes ampliar información en este artículo sobre cómo actuar si tu hijo se hace pis en la cama.

¿Quieres recibir las últimas noticias por mail? Pincha aquí

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos para los comentarios:

  • Responsable: Marta Rubio del Castillo. Más info
    Correo electrónico: info@mujerymadrehoy.com
  • Finalidad: Moderación de comentarios para evitar el spam y gestión de suscripciones al blog. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.

  • Derechos: A acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos detallados en la información adicional.
  • Información adicional: Disponible la información adicional y detallada sobre la Protección de Datos Personales de mi web en política de privacidad

Cómo ayudar al bebé a dormirse cuando se despierta a media noche

Requisitos para ser familia numerosa y pasos para pedir el título

Ayudas para las personas con discapacidad en España

Comparte si te gusta
Publicidad