Al poco de nacer a muchos bebés les aparecen escamitas en la cabeza. Esta afección, que se nota más en los bebés que tienen poco pelo, se llama costra láctea y no precisa ningún tratamiento. Es un tipo de dermatitis seborreica que afecta al cuero cabelludo de los bebés.

La dermatitis o  eccema seborreico es un trastorno común de la piel que produce escamas o costras blancas o amarillentas en las zonas donde hay muchas glándulas sebáceas (células que producen grasa) como el cuero cabelludo, la cara, las axilas y la parte posterior de las orejas.

La costra láctea no necesita tratamiento

La costra láctea es una alteración bastante común, que suele aparecer en la segunda o tercera semana de vida del bebé. A diferencia de otros tipos de dermatitis seborreicas, no suele producir picor.

No es un problema alérgico y no se contagia. Se piensa que puede deberse a un exceso de a secreción de las glándulas sebáceas en el lactante (un problema de regulación de la grasa) , especialmente en el cuero cabelludo, aunque también se dice que puede existir una predisposición genética (mis tres hijos la tuvieron de bebés y además, como eran muy calvitos, se les notaba bastante).

Aunque se denomine costra láctea, no tiene nada que ver con la leche materna, ni posibles intolerancias. Se llama así porque aparece en los lactantes.

La costra láctea, en principio, remite sola y no es necesario hacer nada especial. Las escamitas del cuero cabelludo suelen desaparecer solas poco a poco, en unas semanas ,simplemente con lavar la cabecita del bebé con un champú normal, sin rascar las costras, pero en algunos bebés pueden durar hasta los dos o tres años.

No precisa tratamiento pero si te preocupa el aspecto puedes preguntar al pediatra sobre la conveniencia de usar algún producto específico de farmacia. No recurras a “remedios caseros” por tu cuenta porque la costra podría empeorar con el uso de productos inadecuados.

Cuando las costras están muy resecas o pegadas al cuero cabelludo y no desaparecen se pueden reblandecer un poco cubriéndolas durante un rato un poco aceite de almendras  antes de lavar la cabecita del bebé .

Publicidad

No es aconsejable intentar quitar las costras con un cepillo, por muy suave que sea, y mucho menos con las uñas, porque  se podrían hacer heriditas en el cuero cabelludo que se podrían infectar y agravar el problema. Por la misma razón, es importante mantener cortas y limpias las uñas del bebé.

¿Quieres recibir las últimas noticias por mail? Pincha aquí

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre Protección de Datos para los comentarios:

  • Responsable: Marta Rubio del Castillo. Más info
    Correo electrónico: info@mujerymadrehoy.com
  • Finalidad: Moderación de comentarios para evitar el spam y gestión de suscripciones al blog. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.

  • Derechos: A acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos detallados en la información adicional.
  • Información adicional: Disponible la información adicional y detallada sobre la Protección de Datos Personales de mi web en política de privacidad

Cómo ayudar al bebé a dormirse cuando se despierta a media noche

Requisitos para ser familia numerosa y pasos para pedir el título

Ayudas para las personas con discapacidad en España

Comparte si te gusta
Publicidad