Publicidad

Cuando escuchamos que un niño no va a la guardería nos parece hasta raro. La mayoría de los padres piensan que los niños necesitan ir a la guardería para socializar, aprender a compartir e incluso inmunizarse ante las enfermedades Pero no es necesario.

Yo misma era de las que pensaban que los niños  “necesitan” ir a la guardería. Probablemente porque, por  necesidades personales, mis dos hijos mayores tuvieron que ir  con apenas cuatro meses y, por suerte, nos fue bastante bien en todos los sentidos  (solo hay una cosa que no me gustó y de la que ya he hablado en alguna ocasión,  que es muy típica de las guarderías: ese empeño por controlar esfínteres todos a la vez…).

Publicidad

Sin embargo, mi opinión cambió cuando nació mi tercer hijo -la niña-, pues entonces, también por necesidades personales, opté por dejarla en casa con una cuidadora. Y entonces me di cuenta de que ni es mejor ni peor que los niños vayan a la guardería, que todo depende de cada caso, de cada niño y de cada familia.

Publicidad

En las tres ocasiones me tocó escuchar comentarios poco afortunados: desde el “pobrecito, ¿cómo le llevas a la guardería tan pequeño?”,  que no hace otra cosa que aumentar el sentimiento de culpa que arrastramos todas las madres al volver a trabajar y tener que separarse del bebé al  “esta niña está ya muy grande, debería ir a la guardería para estar con más niños, aprender a compartir, etc.”.

Con mi primer hijo me sentía mal cuando alguien me decía estas cosas, con el segundo, me empezaron a resbalar ( ¡qué manía tiene la gente de opinar cuando no conoce!…).  Con la niña, me daban hasta risa.

Publicidad

Si le llevas muy pronto a la guardería… malo

Muchos expertos dicen que el niño debería estar los dos o tres primeros años de su vida con su madre, en casa. Otros que conviene llevarles a la guardería con dos años para que socialicen y aprendan a compartir.

Ninguno te dice que lo lleves con cuatro meses, porque ciertamente no es lo ideal,  y eso como madre te hace sentirte mal, porque sientes que lo estás abandonando. Pero a muchas madres no nos queda otro remedio. Por eso, desde la experiencia, a las madres que tenéis que dejar en la guardería a vuestros bebés al incorporaros al trabajo, os digo que la mayoría de los bebés están bien. Enseguida ellos se adaptan y tú también, y el tiempo que se pasa separado se recuperar después a la vuelta del trabajo: el encuentro con tu bebé, le dejes con quien le dejes, siempre es maravilloso.

Publicidad

Y digo que la mayoría de los bebé están bien, porque uno de los inconvenientes de llevarles a la guardería muy pequeñitos es el riesgo de contagio de enfermedades  (aunque si le sigues dando el pecho estará más inmunizado con la leche materna) y ciertamente, hay niños a los que la guardería no les va bien.  Yo no tuve ese problema, pero he conocido a varios bebés que enfermaban tanto, que el pediatra les recomendó sacarles de la guardería hasta que fueran algo mayores.

Pero si no va a la guardería… malo también

Cuando, por la razón que sea, no llevas nunca a tu hijo a la guardería, te pueden llegar a decir diferentes cosas que te pueden hacer dudar de tu decisión.

Publicidad

1. Que debes llevarla para que se habitúe a estar con otros niños para socializar y aprender a compartir.

2. Que te prepares para cuando empiece el colegio, porque se va a poner malita a menudo porque ha estado menos expuesto a los gérmenes.

3. Que tu hijo va a ir retrasado cuando empiece el cole porque en la guarde  aprenden los colores, números, etc.

Pues no, señores, no seamos agoreros. No tiene por qué ocurrir nada de esto.

Vamos paso a paso:

1 Socializar y compartir

La guardería no hace ni deshace el carácter del niño: la genética tiene un peso importante y el entorno ayuda, pero el entorno no es solo la guardería. Tu hijo también se puede relacionar con otros niños y otras personas en el parque, el supermercado, las reuniones familiares., etc.

Los padres somos el mejor ejemplo de socialización de nuestro hijo. Si nosotros somos sociables, le enseñaremos a serlo.

Igualmente, podemos enseñar a nuestro hijo que las cosas no son siempre suyas y que es bonito compartirlas con las demás.

Desde mi experiencia personal, es cierto que mi hija, que no ha ido a la guardería, es timidilla de entrada, como lo era yo de niña (y lo sigo siendo en los grupos grandes), pero no es así por no haber ido a la guardería sino porque en el reparto genético le tocó este carácter, igual que al mediano le toco el del extrovertido con facilidad para integrarse allá donde va (que tanto envidio), pero si hay algo que le haga feliz a mi hija es tener amigas y nunca ha tenido problemas para compartir , a pesar de ser la pequeña de la casa, al contrario: es muy generosa.  Además, su mejor amigas sí fue a la guardería y también es tímida porque, como dice el refrán, Dios los crío…  y ellos se juntan.

2. Enfermará en cuanto empiece el cole

No tiene por qué ser así, salvo que se haya  tenido al niño metidito en casa sin relacionarle con nadie, que no es  lo habitual.

Si sacas al niño a diario a la calle, permites que comparta  con otros niños sus juguetes en el parque, etc. también está expuesto a gérmenes y coger los virus habituales en la infancia

3. Va a ir retrasado en el aprendizaje

Los que somos padres ahora empezábamos el cole con cuatro años y no nos ha ido tan mal (yo entré con cinco y enseguida me puse al ritmo de los que ya llevaban un curso haciendo palotes).  Ahora los niños empiezan el curso que cumplen los tres y ¿encima nos dicen  que es conveniente que vayan antes para aprender? La verdad, no creo que sea tan necesario, no.

Mi hija empezó el cole con tres años. Es verdad que no había estado pegando gomets en fichas, ni bailando el Tallarín en la guarde, pero habíamos bailado muchas otras cosas en casa y habíamos leído muchos cuentos juntas y, sobre todo, habíamos compartido muchas tardes de parque y juegos. Los niños son esponjas y en cuanto empiezan el cole enseguida cogen el ritmo de los demás.

Así que si, por las razones que sea, no vas a llevar a tu hijo a la guardería, no dejes que te agobien con argumentos infundados, y si tienes que dejarle muy chiquitito, tampoco te sientas mal. Como siempre digo, tú eres su madre o su padre y lo haces lo mejor que puedes y eso es lo que importa.

¿Quieres recibir las últimas noticias por mail? Pincha aquí

1 Comentario

  1. Enma

    Hola, estoy muy de acuerdo contigo. Cansada estoy ya de lecciones que intenta dar la gente. Tengo 2 niños unos de 3 años y medio y otro de 16 meses, ninguno ha ido a la guardería gracias a que yo me he podido quedar en casa con ellos. El de tres es sociable hasta el extremo, va al porque y juega con todo el niño que se lo permite sea de la edad que sea, habla perfectamente, sabe algo de inglés, escribe algunas letras… Sin embargo el de 16 meses no dice ni mamá, es más tímido, no lo gusta estar con nadie extraño… Son lo opuesto. Como tú dices no influye nada la guardería o no guardería, mientras que los padres les den cariño, amor, los entiendan y valoren por sus azañas particulares… El niño si no hay ningún otro problema se desarrollará igual, antes o después!!! Cada familia es un mundo y tiene necesidades distintas, no son mejor ni peores que otras.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Información básica sobre Protección de Datos para los comentarios:

  • Responsable: Marta Rubio del Castillo. Más info
    Correo electrónico: info@mujerymadrehoy.com
  • Finalidad: Moderación de comentarios para evitar el spam y gestión de suscripciones al blog. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.

  • Derechos: A acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos detallados en la información adicional.
  • Información adicional: Disponible la información adicional y detallada sobre la Protección de Datos Personales de mi web en política de privacidad

Mis tres experiencias con la alimentación complementaria

¿Lactancia materna? ¿biberón? Tú decides, que nadie te presione

7 trucos para dejar el chupete sin traumas

10 consejos para dejar el pañal sin presiones

Comparte si te gusta
Publicidad