Desde el mismo momento en que se produce la fecundación, el cuerpo de la mujer comienza a experimentar muchos cambios que durante las primeras semanas no son apreciables a simple vista. Sin embargo, las hormonas del embarazo se ponen a trabajar con tanta intensidad que hacen que la futura mamá sospeche, incluso a veces antes de que le falte la regla o de que se haga el test del embarazo, que su cuerpo se está preparando para crear una nueva vida.

Retraso de la regla

El retraso de la regla suele ser el primer síntoma que hace sospechar de un posible embarazo. El medio más sencillo y rápido para confirmarlo es el test de embarazo (de venta en farmacias), que detecta si en la orina hay hormona Gonodatropina Coriónica (hCG), una hormona produce el cuerpo de la mujer en el embarazo, sobre todo al principio.

Los test detectan la presencia de la hormona en la orina a los 15 días de la concepción, aunque se aconseja esperar hasta que pasen al menos dos días del retraso en la regla para que haya una cantidad de hormonas suficiente.

Si el test da positivo, no hay duda, se ha producido el embarazo. Si da negativo y estás notando otros síntomas que te hacen sospechar, no significa que no estés embarazada. Quizá sea demasiado pronto… Prueba a hacerte un nuevo test en cinco-siete días.

Cansancio y cambios de humor

A partir de la quinta o sexta de embarazo (una o dos semanas después de la concepción, cuando todavía no se ha producido el retraso de la regla), algunas mujeres notan más cansancio y sueño del habitual y se sienten más sensibles, con cambios de humor.

Náuseas

Las naúseas son probablemente el síntoma más típico del embarazo . La culpable de esta molestia es la hormona HGC, que como hemos dicho antes alcanza sus niveles más altos en el cuerpo de la embarazada durante el primer trimestre de embarazo.

Esta hormona también es culpable de un ligero un aumento de la salivación (sialorrea) y de la congestión nasal que sienten algunas futuras madres los primeros meses que puede ocasionar incluso cambios en la voz, que puede parecer gangosa.

Aumento de pecho

El pecho aumenta y además se vuelve más sensible por la influencia de otra hormona: la progesterona. El dolor del pecho es un síntoma común en las primeras semanas de embarazo, aunque muchas mujeres lo sienten durante toda la gestación.

Ganas de hacer pis a menudo

La culpa es también de las hormonas, que aumentan la sensibilidad de la pared de la vejiga. El útero todavía no ha crecido tanto para influir en esta molestia que retornará en el tercer trimestre, entonces sí, por la presión del feto sobre la vejiga y la relajación de los músculos de la pelvis. Por ello, se recomienda hacer ejercicios que fortalecen el periné o suelo pélvico desde los primeros meses de embarazo.

Más flujo vaginal

El flujo, una secrección espesa, de consistencia viscosa y sin olor, suele aumentar durante el embarazo por la influencia de las hormonas.

Solo conviene consultar con el ginecólogo si huele mal , produce picor o cambia de color, porque puede ser indicio de una infección

Calambres abdominales similares a los de la regla 

Normalmente se deben al crecimiento del útero y el estiramiento de los ligamentos que sostienen el útero. Se notan sobre todo en el primer y el último trimestres

El olfato se agudiza

En los primeros meses de embarazo el sentido del olfato agudiza y se altera. Es posible que te de asco un olor que hasta ahora no te molestaba. También es una consecuencia de los cambios hormonales.

Cambios en los gustos culinarios

La preferencia por determinados  alimentos puede ser a veces una de las primeros síntomas de embarazo. Es posible que notes una especie de sabor metálico en la boca que altera el gusto de los alimentos. Esto puede provocar que comidas que te  encantaban dejen de gustarte temporalmente.

También es habitual empezar a sentir rechazo por determinados alimentos y bebidas como el café, el alcohol, el pescado y las frituras.

Y puede ocurir que el cuerpo te pida alimentos ácido,s como el limón, las manzanas verdes o las cebollitas en vinagre, porque en el embarazo disminuye el ácido clorhídrico que se segrega en el estómago para digerir la comida y hay que compensar el déficit.

Por contar una anécdota, yo que soy más de dulce qque de saladito,me pasé el embarazo de mi segundo hijo comiendo pepinillos. Mi necesidad de ácido era tal que llevaba bolsitas de kecthup en el bolso para los momentos críticos.

¿Cuándo ir al médico?

Cuando el test da positivo, o si no se ha hecho pero hay un importante retraso  de la regla, conviene acudir al médico  de familia. Lo habitual es que mande unos análisis de sangre y orina para confirmar el embarazo y comprobar el estado de salud de la futura madre.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

10 ideas para disfrutar del embarazo

Consejos para aliviar los calambres en las piernas en el embarazo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies