Seguro que has oído hablar del Mindfulness. De un tiempo a esta parte, esta técnica que se centra en la capacidad de disfrutar del aquí y el ahora, está cada vez más de moda. Si buscas la palabra en Google salen más de 80.000.000 resultados.

Los que lo practican dicen que aumenta el bienestar de la persona y en consecuencia su sensación de felicidad.

La técnica se puede aplicar con los niños para reforzar los vínculos, la confianza, el respeto y la comunicación entre padres e hijos. El Mindfulness te ayuda a estar con tus hijos con atención  plena, algo que con el mundo de prisas en el que vivimos hoy resulta muchas veces difícil y esto ayuda a reforzar los vínculos padre-hijo.

Según explica Ángels Ponce, experta en Mindfulness y terapeuta familiar dentro del entorno de la discapacidad “la técnica consiste en prestar atención al momento presente, de forma deliberada y sin emitir juicios”

El Mindfulness entre padres e hijos

Hoy día, la mayoría de los padres vamos con prisas, sin pararnos a observar lo que ocurre a nuestro alrededor, no tenemos tiempo, siempre pensando en todo lo que tenemos que hacer. Muchas veces vamos estresados. Esto provoca que, sin darnos cuenta, cuando estemos con nuestros hijos no les dedicamos la atención plena que necesitan.

El Minfulness parenting invita a parar y dejarlo todo para después. ““Cuando estamos con nuestros hijos, es importante prestar atención al momento presente. Hay que estar con ellos tanto física como mentalmente: escucharles cuando hablan, jugar con ellos, seguir su ritmo y dejarse llevar. No sirve estar haciendo otras cosas al mismo tiempo o mirando el móvil de reojo” afirma la experta.

Entrenar y mejorar la atención plena repercute positivamente tanto en los padres a nivel individual como en la relación con sus hijos.

La experta recomienda incorporar la técnica en nuestros hábitos diarios y dedicar unos minutos cada día a la práctica de la atención plena: por ejemplo, tomarnos un tiempo para poner atención en algo tan simple como la respiración.

La atención plena ayuda a los padres a ser más conscientes de sus propias emociones y a descubrir  cómo percibir y sentir las sensaciones asociadas a diferentes situaciones que provocan estrés, enfado o miedo sin proyectarlas al exterior.

10 consejos para mejorar la relación con tu hijo

La experta da estos consejos para conseguir ser padres más conscientes.

1 Empieza aplicando el Mindfulness en ti y luego enséñaselo a tu hijo

Es el principio de la máscara de oxígeno. Cuando vas en un avión, debes ponerte la mascarilla a tu hijo antes que a ti, el Mindfulness funciona igual. Empieza primero aplicando este hábito en ti mismo, para más tarde educar y enseñar la disciplina a tus hijos.

2 Pon en marcha una “escucha atenta”

Escucha a tu hijo sin juzgar y déjale hablar. Así el niño será más consciente de sus necesidades y al mismo tiempo le enseñas a prestar atención y mostrar empatía.

3 Busca momentos de calidad

Dedica a cada uno de tus hijos momentos sin prisas Trata de encontrar ratos en los que estar con cada uno de ellos de manera individual, para conocerles mejor y para que se sientan únicos aunque formen parte de una familia.

4 Practica con tus hijos la Atención consciente e incluso medita con ellos

Reserva un tiempo al día para prestarle a tus hijos atención al 100%, para hacer lo que a ellos les guste y adáptate a ellos.

5 Ponte en su lugar y mira a través de sus ojos

Los niños saben disfrutar de las cosas simples. Disfrutar de las experiencias a través de sus ojos no solo mejorará vuestra relación, sino que aumentará vuestra energía y estado de ánimo.

6 Rompe las rutinas, ¡sorpréndele!

Aunque las rutinas favorecen el crecimiento emocional de los niños, no pasa nada por romperlas de vez en cuando. Esto les hará experimentar sensaciones positivas y entusiastas, porque les hará sentir importantes y atendidos de una manera explícita.

7 No emitas juicios

No compares a tus hijos (con sus hermanos, o con otros niños). No estés continuamente valorando si cumplen tus expectativas, poniéndoles etiquetas… Valórales por lo que son.

8 Desconecta

Cuando estés con tu hijo, aíslate de aquello que te distrae o te roba tiempo como la televisión, videojuegos o móviles. Centra todo ese tiempo extra en los miembros de tu familia y estimula la interacción.

9 Descansa y tómate un tiempo para ti

Ante una situación de estrés, intenta parar, respirar y pensar unos segundos antes de responder o reaccionar compulsivamente. Tómate un tiempo para ti y para poner distancia.

10 No pretendas ser una madre o un padre perfecto

La madre perfecta no existe ni es posible. Acepta tus errores y equivocaciones con amabilidad, perdónate y pide perdón cuando sea necesario.

4 consejos para atajar el ciberbullying en los niños 

Consejos para detectar y abordar la dislexia  

Trucos para evitar que los niños se pierdan

El Mindfulness ayuda a reducir el estrés de los exámenes

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies