A casi todas las madres recientes, embargadas por el efecto de las hormonas y el amor creciente de madre, nuestros bebés nos parecen preciosos nada más nacer. Pero, en honor a la verdad, hay que decir que el aspecto del recién nacido es un tanto peculiar. Si a pesar de la borrachera hormonal, caes en la cuenta de que tu bebé presenta ciertas alteraciones físicas, no te asustes. Hasta que se adaptan al nuevo entorno, los recién nacidos experimentan unos cambios físicos peculiares. En general, son trastornos sin importancia, absolutamente normales, que desaparecen en poco tiempo.

Durante nueve meses, tu bebé ha estado en un medio perfecto para él, donde respiraba y se alimentaba sin hacer ningún esfuerzo. La salida al mundo al exterior supone un gran cambio para todo su organismo y necesita varios días para adaptarse.

Peculiaridades del aspecto del recién nacido

Cabecita apepinada y ojos hinchados

Algunos recién nacidos tienen la cabecita un poco deformada, como apepinada, sobre todo si el parto vaginal ha sido difícil (en las cesáreas no ocurre porque la cabeza no experimenta ninguna presión).
El alargamiento de la cabeza se debe a que los huesos del cráneo, que todavía no se han soldado para facilitar el parto, se han tenido que superponer para poder pasar por el canal del parto sin que la presión afecte al cerebro y después tardan unos días en volver a su posición normal. No hay que preocuparse: la cabeza estará redondita en unas semanas.

Por esta presión sufrida durante el parto (y por el exceso de líquido con el que el recién nacido llega al mundo) ,también es posible que el bebé tenga los ojos hinchados durante un par de días.

Piel azulada

Muchos recién nacidos tienen un tono de piel azulado en las primeras horas o días de vida, sobre todo en los pies y las manos.

El aparato circulatorio, el corazón y los pulmones se tienen que adaptar  a la vida fuera del útero. Al principio, en las partes más alejadas del corazón (las extremidades) la sangre circula más lentamente, de ahí el tono azulado. También se pueden poner azulados la cara, la lengua y los labios en determinados momentos, como cuando el bebé llora (porque necesita más oxígeno). Pero en cuanto se calma, recupera el color. A medida que la circulación se regule, la piel del niño va adquiriendo un tono más sonrosado.

Piel amarillenta: ictericia fisiológica

Muchos bebés pueden tienen el blanco de los ojos y la piel amarillenta en los primeros días de vida. Es una ictericia fiosiológica, por una acumulación de bilirrubina en la sangre que al hígado  cuesta  eliminar. Para ayudarle a eliminarla, conviene que el niño reciba la luz del sol, bien con paseos al aire libre o si hace malo, dejando su cuna junto a una ventana.

Granitos tipo acné (urticaria neonatal)

También es posible que aparezcan granitos, tipo acné, porque su la piel del bebé es muy sensible.

Los que salen en  las mejillas y la nariz (blancos o amarillos) reciben el nombre de Milia, aunque popularmente se llaman engordaderas. Normalmente se quitan solos en unas semanas.

Angiomas o antojos

Algunos bebés tienen manchas rojizas asalmonadas entre las cejas, en la nuca o los párpados. Hay quien los llama antojos o marca de la cigüeña, pero en realidad son acumulaciones de los vasos sanguíneos. Se notan más en los bebés de piel muy clara. Normalmente, con el tiempo desaparecen.

Vello por todo el cuerpo

Algunos niños llegan al mundo cubiertos de vello, sobre todo en la espalda y los hombros Es el lanugo, una capa de pelo que se forma para proteger la piel del feto a partir del quinto mes de embarazo. Lo habitual es que se caiga antes de la semana 40 de embarazo, pero a veces permanece al nacer. No hay que hacer nada, el lanugo se cae solo enseguida aunque en los bebés prematuros puede tardar un poco más.

Caída de pelo

Algunos bebés pierden de repente el pelo con el que nacieron. Si te encuentras la cuna llena de pelitos, no te asustes, es normal. Ocurre así porque no era cabello sino lanugo. Ya le saldrá el pelo nuevo, no te agobies

Pérdida de peso

La mayoría de los bebés pierden peso en la primera semana vida, hasta el 10%, básicamente por dos razones:

  • La mayoría de los bebés expulsan las mucosidades que tenían en el intestino en una primera caca de color oscuro llamada meconio (algunos niños lo eliminan durante el parto).
  • El bebé puede tardar unos días en comer lo suficiente porque su aparato digestivo se tiene que adaptar poco a poco. Además, al principio están tan cansados del esfuerzo del parto que muchos bebés se quedan dormidos al pecho. Para facilitar la lactancia conviene ponerles al pecho ya en el mismo paritorio y darles de mamar muy a menudo.

Callo de succión

A algunos bebés les aparece un bultito en el labio inferior, como una especie de callo o dureza. Se llama callo de succión y se produce por la fricción de la boca al mamar. Es indoloro y termina desapareciendo solo.

Genitales hinchados

Es habitual que el recién nacido tenga los genitales hinchados por la acumulación de líquido o por el paso de las hormonas maternas al feto a través de la placenta.

  • Algunos bebés (niños y niñas) pueden tener las amas hinchadas e incluso expulsar unas gotitas de leche>7B< (la llamada leche de brujas). No hay que tocar los pezones, ni apretarlos, es una reacción hormonal, desaparece sola.
  • En las niñas puede aparecer una seudomenstruación, es decir una leve pérdida de sangre por la vagina, también de origen hormonal.

Otras rarezas normales del recién nacido

Hay otras peculiaridades del aspecto del recién nacido que son normales, como que

  • Tenga la piel muy arrugada y presente escamas en las manos o los pies pues ha estado mucho tiempo en contacto con el líquido amniótico. Además los bebés llegan al mundo con un exceso de líquido que  hace que la piel esté hinchada y se les noten más las  arrugas.
  • Tenga la naricita nariz aplastada por el esfuerzo del parto.
  • Le tiemble la barbilla.
  • Estornude mucho (le ayuda a eliminar las secreciones acumuladas durante el parto) o haga ruido al respirar, como si estuviera resfriado.
  • Esté encogido como una ranita, pues durante muchos meses ha estado con las piernas y brazos pegados al cuerpo y es como se siente más seguro.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Información básica sobre Protección de Datos para los comentarios:

  • Responsable: Marta Rubio del Castillo. Más info
    Correo electrónico: info@mujerymadrehoy.com
  • Finalidad: Moderación de comentarios para evitar el spam y gestión de suscripciones al blog. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.

  • Derechos: A acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos detallados en la información adicional.
  • Información adicional: Disponible la información adicional y detallada sobre la Protección de Datos Personales de mi web en política de privacidad

Molestias habituales en el posparto

Cómo ayudar al recién nacido a distinguir día y noche

La inscripción del recién nacido en el Registro Civil

4 consejos para iniciar la lactancia materna con éxito

Ayudas cuando nace un hijo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies