Hace ya diez años, en 2007, que el Ministerio de Sanidad puso en marcha la Estrategia de Atención al parto, con el objetivo de respetar en la medida de lo posible los deseos de  la mujer al tiempo que se garantiza su seguridad y la del bebé.

A lo largo de todo este tiempo, los equipos que atienden los partos han ido cambiando su forma de actuar para permitir partos más naturales (sin enemas ni episiotomía, permitiendo el contacto con el bebé desde el minuto cero…) y para respetar, siempre que sea posible, los deseos de la madre (que se pueden plasmar en un plan de parto).

Muchos hospitales han renovado sus instalaciones para permitir que todo el proceso (dilatación y alumbramiento) transcurra en el mismo espacio y se han dotado con elementos que ayudan a aliviar el dolor (monitorización inalámbrica, música relajante, pelotas gigantes, walking epidural, duchas, bañeras…).

Pero, ¿qué pasa si el parto tiene que ser en un quirófano?

Poco a poco, la atención humanizada del parto se empieza a aplicar también en las cesáreas y cada vez son más los hospitales que incluyen en sus protocolos de parto la cesárea natural o cesárea respetada.

En la cesárea respetada, la madre está informada de todo lo que ocurre en cada momento, acompañada en el quirófano por la persona que ella elige y además, no se separa en ningún momento de su bebé. Es decir, puede hacer piel con piel con su bebé, en el mismo quirófano.

Por ejemplo, en el Hospital de Torrejón de Madrid, centro de referencia en partos de baja intervención, los profesionales intentan respetar los deseos de los padres, en la medida que la situación lo permita, para que la experiencia sea satisfactoria.

El padre en el quirófano

Desde que en 2008, el hospital Doce de Octubre, de Madrid puso en marcha el programa pionero de acompañamiento en las cesáreas, permitiendo que el padre se implicara en los primeros cuidados del recién nacido, son muchos los hospitales que han venido permitiendo la presencia de los padres en los quirófanos, como el Hospital del Tajo (Madrid), el Hospital de Salt (Gerona), hospital de Olot (Gerona), el Hospital Universitario Infanta Elena (Madrid), el mencionado hospital de Torrejón, hospital de Ibiza, el Hospital de Peset de Valencia, el Hospital de Fuenlabrada (Madrid) o el Hospital de Castellón, entre otros.

En la cesárea respetada, siempre que las circunstancias lo permiten, puede entrar un acompañante, ya que se ha comprobado que la madre se siente mejor cuando está acompañada durante el nacimiento de su hijo.

Antes, el padre no podía estar presente en las cesáreas por tratarse de una intervención quirúrgica que requiere la presencia de más profesionales y aparatos que un parto vaginal y, también, por el miedo a que se mareara o se pusiera nervioso.

En las cesáreas respetadas se da al padre la opción de quedarse junto a su pareja, en la cabecera, para que pueda apoyarla cuando lo necesite y estar presente en el nacimiento de su hijo. Pero, ni el padre ni la madre ven la intervención porque se cubre la mitad del cuerpo de la madre con una tela.

Cuando sale el bebé, los profesionales se lo muestran a ambos padres. De esta forma, ellos son los verdaderos protagonistas del nacimiento de su bebé.

Piel con piel

Si la situación de la  madre lo permite, puede hacer piel con piel con el recién nacido mientras los médicos terminan de coser la incisión de la cesárea.

El contacto piel con piel tiene muchos beneficios para madre y el bebé y, además, ayuda a iniciar la lactancia.

El recién nacido, al estar desnudo sobre el pecho de su madre, regula mejor su temperatura y respiración.

En algunos hospitales, las primeras pruebas que se hacen al recién nacido se llevan a cabo con el recién nacido tumbado sobre el pecho de su madre o lo más cerquita posible, para favorecer el vínculo desde el primer momento.

Además, si por una razón médica hay que interrumpir el contacto piel con piel con la madre, se da la opción de hacerlo al padre, colocando al niño en su pecho.

Photo by Lars Plougmann

¿Quieres recibir las últimas noticias por mail? Pincha aquí

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Información básica sobre Protección de Datos para los comentarios:

  • Responsable: Marta Rubio del Castillo. Más info
    Correo electrónico: info@mujerymadrehoy.com
  • Finalidad: Moderación de comentarios para evitar el spam y gestión de suscripciones al blog. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.

  • Derechos: A acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos detallados en la información adicional.
  • Información adicional: Disponible la información adicional y detallada sobre la Protección de Datos Personales de mi web en política de privacidad

Si el primer parto es con cesárea, ¿el segundo también?

Molestias normales en las horas que siguen al parto

Mitos falsos sobre el parto

En vídeo: la reacción de una mujer al dar a luz a un varón por primera vez en la familia después de 50 años

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar los servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus hábitos de navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies