A medida que se acerca la fecha del parto es inevitable empezar a sentir cierta aprensión, sobre todo si eres primeriza. “¿Cómo será? ¿Dolerá tanto como dicen? ¿Hará efecto la epidural? ¿Me enseñarán a mi bebé nada más nacer?”…

Aunque la atención al parto está cambiando y muchos hospitales tienen protocolos en los que se intenta respetar los deseos y la intimidad de la mujer  en un momento tan importante como es el parto, si vas bien preparada todo resultará más fácil.

 

1. Si tienes claro cómo quieres que sea tu parto, elabora un plan de parto.

En el plan de parto puedes indicar en él cómo quieres que sea, con o sin epidural, tu preferencia porque no te hagan episiotomía, rasurado, etc.. En la medida de lo posible, los profesionales que te atiendan deben respetarlo. Además, puedes cambiar de idea en el transcurso del parto y por ejemplo pedir la epidural aunque en un principio no fuera tu intención, o al contrario.

Muchos hospitales públicos, como por ejemplo  Hospital Universitario de Torrejón,  ofrecen ya un modelo para realizar el plan de parto y también lo hacen cada vez más clínicas privadas, por ejemplo el grupo privado HM ya lo ofrece en todos sus hospitales y el Hospital Quirón Campo de Gibraltar  da incluso la opción del parto en el agua.

Algunas maternidades públicas, como el Hospital Peset de Valencia, La Plana, de Castellón y el Hospital de Ibiza, también han humanizado las cesáreas, y permiten la presencia del padre en el quirófano y facilitan el piel con piel y el inicio de la lactancia.

Puedes preguntar qué protocolos se siguen en la maternidad donde vas a dar a luz. Si no hay un plan de parto establecido, puedes descargar el modelo aquí.

2. Intenta no crearte falsas expectativas sobre el parto.

Es cierto que es un momento muy especial y todas las futuras madres soñamos con el momento de conocer y abrazar a nuestro bebé. Pero hay que intentar no idealizar el parto porque puede transcurrir de una forma muy diferente a la imaginada.

No se puede saber cómo va a ser el parto. Incluso en las cesáreas programadas pueden surgir imprevistos Yo tuve tres cesáreas y solo en la última que fue una cesárea programada me enseñaron a mi hija nada más nacer, pero tampoco puede estar con ella las primeras horas porque me subió mucho la tensión y me llevaron a una sala de observación mientras ella estaba con su papá. Es cierto que estás deseando abrazar a tu niño y los nervios te devoran, pero no pasa nada, luego tienes toda la vida por delante para recuperar ese “tiempo perdido”.

3. Aunque vayas a usar la epidural aprende técnicas para relajarte y aliviar el dolor

Aunque la epidural se puede poner en la mayoría de los partos, a veces hay que esperar un tiempo para que haga efecto (y hasta entonces las contracciones duelen, doy fe, pero luego se olvidan tranquila) o puede surgir un imprevisto que impida ponerla.

Por es,o es bueno estar mentalizada y llevar preparados otros recursos para aliviar el dolor del parto: respiración, masajes, posturas….

En este sentido, los hospitales están bastante preparados y muchos cuentan con pelotas gigantes para balancear el suelo pélvico o s para aliviar el dolor, lianas para sujetarse y estar en cuclillas, bañeras (pues se ha visto que el agua relaja y alivia el dolor),

4. Añade estos extras a la maleta del parto

Además de tu ropa y la que puedas necesitar para el bebé, echa unos calcetines en la bolsa del hospital: con los esfuerzos y el trajín hormonal del parto es posible que se te queden los pies fríos y también un abanico para los momentos de calor y cacao para hidratar los labios.

5. Si quieres un parto íntimo no avises a la familia hasta que haya nacido (o aclárales que queréis estar solos)

Suena un poco feo decirlo, pero a veces (no fue mi caso) los abuelos están tan entusiasmados con el nacimiento de su nieto que deciden vivir el parto en primera persona y se presentan en el hospital para sufrir contigo paso a paso las contracciones. No sé cómo debe ser esto, porque ya digo que no ha sido mi caso y eso que siempre he avisado que ya tocaba, pero pienso que lo ideal es compartir el parto con el papá de la criatura pues es un momento único para la pareja. Ahora que si a ti no te importa y te apetece tener más compañía, perfecto. Es totalmente respetable.

1 Comentario

  1. My Happy Place

    Creo que éste es uno de los momentos que más preocupan a las futuras mamis, por eso los consejos de las que ya han sido mamás ayudan tanto. Yo no he tenido hijos, pero me parece que quizás lo más importante sea recordar que no estamos solas y confiar en nosotras mismas y en que podemos hacerlo.

    https://iaminmyhappyplace.blogspot.com.es/

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Molestias normales en las horas que siguen al parto

Mitos falsos sobre el parto

Los pediatras aconsejan limitar las visitas al recién nacido para facilitar la lactancia

En vídeo: la sorprendente reacción de una madre al dar a luz a un varón porque en su familia solo nacían niñas

Nuevas recomendaciones de la OMS sobre la atención al parto: la madre tiene derecho a decidir cómo quiere que sea

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies