Hace una semana estuve en la charla de Philips Avent  Los primeros 1000 días de el bebé  que organizó Madresfera en el centro de ocio infantil Alopeke, de Madrid.

Quien me conozca un poco se preguntará que hacía yo en una charla sobre bebés (hace tiempo que mis hijos dejaron de serlo) si además llevo media vida escribiendo sobre embarazo y cuidados del bebé.  Pero precisamente por eso, me interesa todo lo que tenga que ver con la maternidad.

Además, las ideas en crianza y educación van evolucionando, afortunadamente pienso que para bien, y siempre se pueden aprender cosas nuevas. Ahora se apoya y facilita la lactancia materna desde el inicio en los hospitales , las madres tienen muchas fuentes a su alcance para informarse y poder decidir cómo criar a sus hijos, se investiga la depresión posparto, las pautas de alimentación complementaria están cambiando y los profesionales de la salud empiezan a apostar porque el bebé experimente y descubra los sabores mediante el baby led weaning, ya no se culpabiliza al niño que sufre escapes nocturnos de pis, se entiende mejor a los disléxicos, etc.

En fin, que me voy del tema, lo que quería explicar es que cuando acudo a una charla de crianza en la que demuestra ante todo respeto por la madre y el bebé, disfruto . Y en esta ocasión, no me equivoqué,  disfruté de lo lindo.

La experta que dio la charla, Virginia de Manueles, asesora de lactancia de MySalus habló del baño del bebé, dio consejos para aliviar los difíciles cólicos del lactante y también sobre las dificultades que pueden aparecer al dar el pecho: postura incorrecta, grietas... y sus posibles soluciones.

Después, se centro en la vuelta al trabajo y las opciones para poder seguir alimentando exclusivamente al bebé con leche materna hasta los seis meses, tal y como recomiendan la OMS y la Asociación Española de Pediatra, demostrando en todo momento su respeto y comprensión por las madres que deciden dar el biberón con leche artificial .

Recopilo algunos de los consejos que dio tanto para introducir el biberón como para mantener la lactancia materna.

Consejos para facilitar la lactancia al volver al trabajar

  1.  La extracción con sacaleches es más rápida y cómoda que la manual y puede ayudar a aumentar la producción.
  2. El sacaleches debe ser fácil de montar, cómodo al contacto y tener pocas piezas, para no perder mucho tiempo limpiándolo.
    Conviene que  sea fácil de transportar y que no haya que enchufarlo para así poder sacarte la leche en cualquier sitio.

    El sacaleches manual de Avent, que nos mostró Virginia durante la charla, me trajo muy buenos recuerdos, pues fue el que usé con mi hija cuando me reincorporé al trabajo. Me lo prestó una matrona amiga y puedo asegurar que es práctico y fácil de manejar.
  3. Lo ideal es conservar la leche materna en pequeñas cantidades para que no sobre (siempre se puede descongelar otra si es necesario.
    La experta de My Saluds recomienda congelar:
    -Entre 60 y 120 ml para menores de 3 meses
    -Entre 120 y 180 ml para de niños 3 a 6 meses.
  4.  Lo ideal es descongelar la leche a temperatura ambiente y calentarla después al baño María.
  5. Es mejor que las primeras veces, hasta que el bebé se acostumbre, le dé el biberón otra persona (el papá, la abuela..), porque si se lo da la madre, lógicamente va a pedir teta.
  6. Conviene usar siempre el mismo biberón para no “volver loco” al bebé.
  7.  Si el bebé no se toma todo el biberón, no se debe aprovechar esa leche, hay que desecharla porque una vez que se ha calentado es más propensa a coger gérmenes.
  8. Si optas por dar lactancia artificial cuando vuelvas a trabajar, conviene introducir primero el biberón con  leche materna para que el cambio para el bebé no sea tan brusco (pecho y leche) y primero se acostumbre al biberón y después la leche de fórmula.
  9. A partir de los seis meses es más fácil mantener la lactancia materna al incorporarse al trabajo porque se puede combinar con la alimentación complementaria.
  10.  El baby lead weaning (dejar que el bebé vaya probando nuevos alimentos sin triturar, él solito) se puede combinar con los purés, por ejemplo si el bebé se queda con la abuela y le da miedo se atragante o si en la guardería no se puede practicar (cuidando de muchos niños a la vez, es más complicado).

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Desmontando mitos: la lactancia no encoge el pecho

La lactancia mixta también reduce el riesgo de muerte súbita en el bebé

La leche materna ayuda a que el bebé acepte mejor las verduras si la madre las toma

Los beneficios de la lactancia duran años y aumentan con la lactancia prolongada

Mamá vuelve al trabajo: cómo preparar al bebé para la separación

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies