Publicidad

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja mantener la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses y combinarla con otros alimentos hasta los dos años. El problema es que el permiso por nacimiento de hijo de la madre, antes llamado baja maternal, dura 16 semanas.  Y aunque le sumemos las vacaciones (si es que nos cuadra con la fecha en la que ha nacido el bebé), en muchos casos  toca volver a trabajar cuando el bebé ni siquiera tiene 5 meses.

Como mínimo, hasta que el bebé cumple 9 meses las madres (y ahora también los padres) tienen derecho a un permiso remunerado por cuidado de lactante de una hora en medio de la jornada (que se puede cambiar por una reducción de media hora en la jornada a la entrada o la salida, o acumular en jornadas completas si se pacta con la empresa). Es lo que antes se llamaba permiso de lactancia.

Publicidad

Este permiso se puede aprovechar para dar de mamar al bebé (si un familiar puede acercarlo a la oficina) o sacarse la leche en el trabajo. Para ello es fundamenta contar con una sala de lactancia en el trabajo.

Publicidad

De hecho, para poder mantener la lactancia al volver a trabajar, muchas madres se sacan la leche en el trabajo. Otras prefieren hacerlo en casa (en este caso conviene empezar a hacerlo con tiempo para tener biberones con reservas congelados si es necesario) porque no se sienten cómodas extrayéndose la leche en el trabajo, bien porque no disponen de un lugar específico donde hacerlo o este no reúne unas condiciones agradables de higiene o privacidad.

¿Cómo debe ser una sala de lactancia en el trabajo?

Ya en el año 2015, el entonces Ministerio de Igualdad y la Asociación Española de Pediatría editaron una guía donde se aconsejaban unas condiciones mínimas que debe reunir una sala de lactancia en el trabajo, como ser un área privada, limpia y cómoda, contar con sillas, mesas y frigorífico y un lavabo, que puedes consultar aquí.

Pero la realidad es que todavía queda mucho por avanzar en este sentido.

Publicidad
Publicidad

Recientemente, con motivo de la mejora de su sala de lactancia, la compañía Philips Avent ha elaborado un decálogo con los requisitos que deben cumplir las salas de lactancia en el trabajo.

Sala de lactancia:  así debe ser

Estos son los que requisitos, que según Philips, deben cumplir la salas de lactancia en el trabajo

1 Ofrecer intimidad

Tanto la lactancia materna (caso de que algún familiar lleve al bebé al trabajo para que la madre le dé el pecho por ejemplo) como la extracción de la leche precisan  intimidad  y privacidad. Conviene que la sala de lactancia esté en un lugar un poco apartado, por donde no pasen muchas personas. Además, es fundamental que la madre puede reservar la sala de forma anónima y durante el tiempo que desee.

Publicidad

2. Ser un espacio tranquilo

Es importante que la sala esté ubicada en un entorno tranquilo, que permita a la madre sacarse la leche sin ruidos y en calma. Es estrés puede afectar a la producción de leche.

3. Estar bien iluminada

La  iluminación tenue, con luz cálida,  favorece las condiciones de intimidad que necesita la madre para sentirse cómoda en el entorno.

4. Tener buena ventilación

En los edificios de oficinas, el aire puede estar contaminado con partículas o agentes alergenos que circulan por los circuitos internos. La sala de lactancia debería estar un un lugar libre de agentes alérgenos y con buena ventilación.

5. Contar con muebles adecuados y prácticos

En la sala de lactancia debe haber, como mínimo, una mesa de apoyo donde colocar los accesorios para la extracción de leche, un sillón cómodo para poder sacarse la leche, y,  enchufes para poder conectar los equipos de extracción si fuera  necesario.

6. Tener un frigorífico

Es fundamental que en la sala haya un frigorífico en el que poder guardar la leche materna a una temperatura estable de 0 a 4 grados para mantenerla en condiciones adecuadas.

7. Reunir condiciones de higiene y tener cerca un lavabo

Dentro de la sala o cerca, debe haber  un lavabo para que la madre pueda lavar sus las manos y los accesorios  antes y después de la extracción.

8. Ser de uso exclusivo para la extracción de leche

Por lo tanto, para poder asegurar las condiciones de higiene la sala de lactancia no debería usarse para ninguna otra tarea,

9. Contar con recipientes o bolsas para almanecer la leche

La  leche materna se puede almacenar en bolsas o recipientes específicos que suelen venir en el kit del extractor de leche o se pueden comprar después. La  sala de lactancia ideal debería contar con repuestos de  recipientes o bolsas por si la madre se queda sin ellos en un momento dado.

10. Ofrecer información práctica sobre la lactancia

En la sala debería haber información para facilitar la lactancia y la extracción de la leche.

 

Imagen cedida por Philips

 

 

¿Quieres recibir las últimas noticias por mail? Pincha aquí

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Información básica sobre Protección de Datos para los comentarios:

  • Responsable: Marta Rubio del Castillo. Más info
    Correo electrónico: info@mujerymadrehoy.com
  • Finalidad: Moderación de comentarios para evitar el spam y gestión de suscripciones al blog. No usaré el mail para ningún tipo de fines comerciales ni publicitarios.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.

  • Derechos: A acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos detallados en la información adicional.
  • Información adicional: Disponible la información adicional y detallada sobre la Protección de Datos Personales de mi web en política de privacidad

Beneficios de la lactancia materna en la madre y el bebé

Ayudas por hijos con discapacidad
Comparte si te gusta
Publicidad