La lactancia materna es un acto natural que no debería causar molestias. El dolor indica que está fallando la postura o el enganche. Todo ello se puede solucionar.

Incluso se dice que la subida de la leche causa dolor e hinchazón. Sin embargo, cuando se pone al recién nacido al pecho desde el principio hay muchas madres que ni siquiera la notan.

Para que la lactancia transcurra sin problemas es esencial empezar bien.

Cuando un niño no succiona correctamente, pueden pasar dos cosas:

  • Que pase mucho tiempo enganchado al pecho porque no toma casi leche y al final termina agotado e insatisfecho, y la madre dolorida.
  • Que se suelte del pecho enseguida y vuelva a pedir en muy poco tiempo, con los mismos resultados.

Así, se forma un círculo vicioso que resulta agotador y frustrante para la madre y el bebé y que puede terminar con grietas en el pezón y retenciones de leche, que si no se alivian a tiempo podrían derivar en mastitis.

Por ello, es esencial adoptar una buena postura al dar el pecho que sea cómoda para la madre y para el bebé y, también, asegurarse de que el recién nacido succiona bien.

La postura al dar el pecho

La postura que adopta la madre al dar el pecho es fundamental para que el bebé succione bien, tome suficiente leche y a la madre no le duela el pecho ni la espalda.

Para conseguir una buena postura, puede ser necesario contar con ayuda experta, de un profesional de la salud (en muchos hospitales existen protocolos que facilitan el inicio de la lactancia, y después del alta, siempre se puede consultar al pediatra o la matrona del centro de salud), o de un grupo de lactancia.

Puedes consultar dónde encontrar el grupo de lactancia más cercano a tu lugar de residencia en este enlace de la web de los hospitales IHAN.

Dar el pecho tumbada, en la cama o el sofá

Las primeras tomas suelen hacerse en la cama del hospital y normalmente las de la noche.

Cuando se deja al recién nacido encima de su madre, repta hasta el pecho y se engancha al pezón con una pericia increíble. Se ha visto que esta postura, la madre tumbada boca arriba y el bebé boca abajo es más favorable para la lactancia, que tumbarse en paralelo con el niño tripa frente a tripa, porque además propicia el contacto piel con piel tan necesario en la lactancia

Dar el pecho sentada

Una vez que se coge práctica, lo más habitual es dar el pecho sentada en la clásica posición de cuna.

Es mejor que la madre esté un poco reclinada hacia atrás, para que el peso del bebé no caiga sobre su brazo, siempre con la espalda bien apoyada. Para mejorar la posición, puede venir bien colocar los pies sobre un pequeño taburete.

Para que el bebé pueda coger bien el pecho,la mano de la madre debe sujetar la espalda del niño (para poder empujarle suavemente cuando empiece a mamar para que quede bien pegado al pecho), en lugar del culete. Y la cabecita del bebé quedar en el antebrazos de la madre (no en el hueco del codo). Al principio o si el bebé es muy chiquitito, puede ser necesario tumbar al bebé sobre un cojín para que llegue bien al pecho.

Es importante que el bebé no tenga el cuello girado y que todo su cuerpo esté pegado a la madre.

En caso de cesárea hay que proteger la tripa con un cojín o una almohada, para que el bebé no golpee en la herida sin querer.

Dar el pecho tras cesárea y partos múltiple: “el balón de rugby”

En caso de cesárea y parto múltiple, hay una postura muy buena, llamada “balón de rugby”, que evita que el bebé se apoye en los puntos y facilita dar de mamar a dos niños a la vez.

Esta postura, además, resulta muy buena para vaciar bien el pecho cuando está muy hinchado.

La madre está sentada y coloca a su lado una almohada en paralelo para tumbar al bebé boca arriba con las piernas paralelas al cuerpo materno.

Esta postura es muy útil para dar el pecho a dos niños a la vez , uno en cada pecho, cuando crecen y chocan sus pies en la posición clásica de cuna.

Cómo saber si el bebé se engancha bien al pecho

El dolor que sienten algunas madres en los pezones cuando el bebé mama y que puede derivar en grietas, desaparece en cuanto se corrige la colocación de la boca y los labios en el pezón.

El bebé no mama chupando, sino apretando bajo el pecho con la lengua. Para ello, debe tener la boca muy abierta, el pecho bien metido hasta el fondo, y el labio inferior lo más separado posible del pezón, para que haya espacio suficiente para colocar la lengua.

Estará bien cogido si no se ve el pezón ni la mayor parte de la areola, ello indica que la lengua queda debajo.Cuando succiona, podemos ver cómo mueve la mandíbula.

 

3 Comentarios

  1. Shirley Pamela Martos Machuca

    Hola podrian publicar la guia en español por favor.

    Responder
    • Mujer y MADRE hoy

      Lo siento, no está traducida aún al español

      Responder
  2. Mariana

    Lactancia me interesa

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Vuelta al trabajo: cómo mantener la lactancia materna

La lactancia reduce el riesgo de sufrir cáncer de mama

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies